La Selección Argentina volvió a quedar a un paso de la gloria en medio de una AFA en crisis y no solo no pudo dejar veintitrés años de sequía sino que tampoco pudo superar la pesadilla de perder tres finales consecutivas.

La AFA fue un rival duro

Martín Buján

28 DE MARZO DE 2018

El camino a la final para los dirigidos por Gerardo Martino no fue fácil. No solo tuvieron que lidiar en lo futbolístico, sino también con la mala organización de la Copa América Centenario y, como era de esperar, con un rival muy difícil y desgastante como lo es la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) que se encuentra sumergida en una crisis abierta al mundo. Incluso Lionel Messi reconoció que hay cosas que deben cambiar porque los jugadores no reciben el trato que necesitan.

Desde que el conjunto albiceleste arribó en los Estados Unidos, los directivos no fueron ni siquiera capaces de garantizar la participación del seleccionado en el certamen. La Inspección General de Justicia había irrumpido en el edificio de la calle Viamonte 1366 para aplazar las elecciones presidenciales (que aún no se sabe cuando se realizarán) y por ello corría peligro la participación argentina.

El caos en el que se encuentra el ente que regula el fútbol argentino no tiene techo. Una intervención de la FIFA rechazada por parte de AFA, que puede provocar la prohibición de clubes y de la selección para participar en competencias internacionales, dirigentes procesados y una débil situación económica causaron malestar en todo el plantel.

Además, capítulos vergonzosos a lo largo de toda la Copa América como la demora en los vuelos para ir a disputar los encuentros o la falta de sparrings que desencadenó en que la Selección Argentina debiese entrenar con universitarios que incluso en muchas ocasiones no alcanzaron para llevar a cabo las prácticas.

Luego de que Messi y algunos de sus compañeros no toleraron más las desprolijidades e hicieran público su fastidio días antes de disputar la final, recibieron la única respuesta positiva en el todo el recorrido en el certamen: Luis Segura, antes de ser desplazado de la presidencia de la AFA, tomó su última resolución al frente del fútbol argentino y decidió cumplir el pedido de los jugadores: viajar de vuelta al país horas después que terminara la final para poder estar rápido con su familias y no un día después, como estaba estipulado.

El astro rosarino, que demostró que no le falta personalidad ni liderazgo, reconoció que le erró al golpear a la AFA tan cerca de un partido importante, pero se le terminó la paciencia. Resulta paradójico que luego de la derrota sufrida varios referentes evalúen retirarce de la selección y que los “delincuentes de traje” que destruyen el fútbol y que fueron un peso enorme en el trayecto de la Argentina en la Copa America Centenario tengan la intención de seguir ocupando sus cargos.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Argentina vs Chile

Y si las cosas fueran al revés

Los actos sembraron una nueva faceta en el capitán del seleccionado, ¿qué hubiese pasado si Lionel Messi se inclinaba por las delcaraciones opuestas?  

Argentina vs Chile

¿Qué te hicimos Lionel?

 “Siempre lo intentaste. Siempre fallaste. No importa. Intenta de nuevo. Falla otra vez, Falla mejor”. Samuel Beckett

Argentina vs Chile

Soldado que huye...

El anuncio de que el capitán argentino se retira de la Selección Argentina dejó tales ecos que la final perdida y el análisis del partido ante Chile pasan por ahora a un segundo plano.