El anuncio de que el capitán argentino se retira de la Selección Argentina dejó tales ecos que la final perdida y el análisis del partido ante Chile pasan por ahora a un segundo plano.  

Soldado que huye...

Catalina Sarrabayrouse

28 DE MARZO DE 2018

"Soldado que huye sirve para otra batalla", les escuché decir alguna vez a mis abuelos. Es una frase que jamás pude entender pero aun así siempre me dio curiosidad, hoy creo que la comprendo un poco más. Un soldado está asociado, generalmente, con la imagen de rectitud, constancia, auto-superación y lealtad a la patria. Probablemente muchos visualicen a un señor vestido con el uniforme del ejército pero yo solo concibo imaginarme al diez de la Selección vistiendo la camiseta de Argentina. Si esta obra necesitara ser musicalizada elegiría a Carlos Gardel cantando Adiós Muchachos ¨Dos lagrimas sinceras derramo en mi partida por una barra querida que nunca me olvido¨. Aunque estoy segura que dos lágrimas son pocas en comparación a todas las que derramo Lionel Messi luego de la derrota.

El domingo 26 de junio Argentina perdió la final con Chile de la Copa América Centenario, una más se suma a las otras tres que no pudo concretar el seleccionado. El capitán no pudo contenerse y explotó, anunció su partida. Durante muchos años se ha escuchado a diversos hinchas decir que él no siente la camiseta, que él no sufre por estos colores y no le interesa darle una alegría a todos los argentinos. El día después a su declaración anunciando su adiós a los muchachos el fútbol se encontraba de luto. El cielo lloraba y la noticia de que Argentina no había ganado otra final quedaba opacada, el número uno del mundo no quería ponerse más la 10.

La mañana comenzó con una lluvia que no ceso hasta el anochecer, Dios estaba llorando. En el almacén la charla que se escuchaba en la cola para comprar fiambre era principalmente sobre él, ¨No lo merecemos, todos esos que lo critican hicieron que hoy se vaya¨ decía angustiado un señor que sin su bastón le era imposible mantenerse en pie. En la peluquería las mujeres mayores, a pesar de que poco saben sobre resultados y jugadores que integran el plantel también lo mencionan: ¨¡Como lloraba este chiquito ayer a la noche! Me partió el alma pobrecito¨ le decía una señora con su cabello repleto de ruleros mientras una mujer pintaba sus uñas de color crema. En la panadería un joven le comentaba a su compañero ¨Yo no sé que vamos a hacer ahora sin Messi, me preocupa, ayer no pude pegar un ojo¨ mientras llenaba una bolsa transparente de figacitas para completar los dos kilos. En la ferretería el dueño miraba el poster en silencio que colgaba de su pared y con los ojos llenos de lágrimas le decía a su hijo con quien comparte el trabajo familiar día a día ¨Ojalá se le pase, es lo mejor que tenemos y no lo sabemos aprovechar¨ mientras con su mano sostenía un clavo oxidado con el cual no dejaba de jugar. En un pequeño café a pocas cuadras del Obelisco dos abogados vestidos de traje discutían sobre la decisión del 10 mientras sostenían con su mano derecha el diario de la fecha.

Otra frase que jamás he de olvidar es ¨Uno no valora lo que tiene hasta que lo pierde¨ ¿Será que había que perderlo a Messi para así aprender a valorarlo? Durante muchos años fue criticado arduamente y hoy decidió terminar con esto. El problema es que no sos vos Lio querido, somos nosotros. Somos nosotros los que no toleramos perder una final contra Alemania, somos nosotros los que no toleramos que puedas errar un penal, somos nosotros los que no toleramos no tener una copa, somos nosotros los que no toleramos ser segundos, los mismos que no toleramos que seas humano. ¿Será que en el fondo saber que sos el mejor del mundo nos da la pauta de que podemos pensar que no sos de este planeta? ¿Será que nos es muy complicado valorar lo que tenemos? Un jugador que sufre tanto no poder darle una alegría a su país prefiere correrse a un lado y dejarle el lugar a otro para que se ponga la camiseta. Decide doblar la 10 , apoyarla en el vestuario y dejarla lentamente a disposición de alguien que quiera vestirla porque él ya no puede hacerlo más. Por ese amor incondicional que tiene por su país prefiere dejar de practicar el deporte que tanto lo apasiona por un bien mayor y aun así es criticado. Lo tildan de pecho frío, piden que no siga defendiendo la celeste y blanca porque jamás le dio un título a los argentinos. A veces me detengo a pensar que hubiera pasado si a pesar de no recibir ningún título hubiese tenido el apoyo de todos sus compatriotas. Si hubiese sido valorado por cada gol majestuoso que anotó para la selección, ¿Se sacaría la diez y la guardaría en un cajón?

El resultadísmo y el exitismo de todos los habitantes del país hizo que el mejor jugador del mundo no quiera formar más parte del seleccionado mayor. Algunos dicen que fue una decisión impulsiva, que el dolor del partido lo llevó a emitir un comunicado emocional sin haberlo analizado previamente. Otros sostienen que hace tiempo venia pensando en alejarse del equipo, correrse a un lado de todos esos dedos que lo apuntan haga lo que haga y dejarle a otro ese lugar. La esperanza de que esto sea simplemente un mal sueño sigue existiendo en los corazones de muchos argentinos y si no es así ojala que el dicho se aplique y ¨soldado que huye sirve para otra batalla¨.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Argentina vs Chile

Y si las cosas fueran al revés

Los actos sembraron una nueva faceta en el capitán del seleccionado, ¿qué hubiese pasado si Lionel Messi se inclinaba por las delcaraciones opuestas?  

Argentina vs Chile

¿Qué te hicimos Lionel?

 “Siempre lo intentaste. Siempre fallaste. No importa. Intenta de nuevo. Falla otra vez, Falla mejor”. Samuel Beckett