Contra todos los pronósticos, hace 20 años el equipo de Liniers ganó la Copa Libertadores de la mano de Bianchi, Chilvert y otro grupo de jugadores que se ganaron la gloria.

El día que Vélez fue campeón de América

V. Martínez, T. Gonzalez Carli y M. Petrecolla

28 DE MARZO DE 2018

Se cumplen 20 años de la consagración de Vélez Sarsfield en la Copa Libertadores, de la gloria máxima para Carlos Bianchi y para sus dirigidos por aquel entonces, del mayor logro deportivo del club de Liniers. El 31 de agosto de 1994, luego de vencer por penales al San Pablo de Brasil, Roberto Trotta, capitán del equipo, alzó la Copa para quedar eternamente en la memoria del pueblo velezano.

La Libertadores no era lo que es hoy. Participaban 20 equipos en la fase de grupos y luego se sumaba el campeón de la edición anterior. Los grupos eran de cuatro equipos, pero con la particularidad de que eran dos de un país y dos de otro. En este contexto, los comandados por Bianchi parecían no tener la "suerte de campeón" a la hora del sorteo del fixture, ya que integraron el Grupo 2 junto con Boca Juniors, Cruzeiro y Palmeiras de Brasil. Pero el plantel integrado por José Luis Chilavert, Omar Asad, Christian Bassedas y José Oscar Flores, entre otros, logró algunos resultados importantes como ganar en la Bombonera y empatar en el Mineirão y, sumado a buenas actuaciones en el José Amalfinani, se adjudicó el primer puesto del grupo.

Con los tres mejores equipos de cada grupo ya definidos, se sumó San Pablo para conformar el cuadro de octavos de final, y Vélez debió enfrentarse al tercero del Grupo 4, Defensor Sporting de Uruguay. Los goles de visitante no servían para desempatar, entonces tras el 1 a 1 de la ida y el 0 a 0 de la vuelta, el Fortín definió su primera eliminación por penales. Chila fue figura atajando dos remates y comenzó a erigirse como figura del equipo.

Con el grupo ya asentado, con confianza y convencimiento de que ser campeones de América era posible, apareció el Minervén de Venezuela (quebró, se fundió y desapareció en 2008) en los cuartos de final. El Fortín pudo definir la llave con un 2 a 0 en el Amalfitani luego de empatar 0 a 0 en la ida. Esa noche la defensa no pasó sobresaltos y los puntos altos del equipo estuvieron en los dos tanques de arriba, el TurcoAsad y el Turu Flores, quienes anotaron los goles.

Vélez llegó a semifinales, instancia en la que lo esperaba un duro escollo, el Junior de Barranquilla que jugaba al compás de el Pibe Valderrama. En la previa, la serie se presentaba como uno de los retos más difíciles para los dirigidos por Bianchi, y se confirmó cuando a los dos minutos del partido de ida disputado en el Estadio Metropolitano se encontraban bajo por 1 a 0. El equipo mostró su carácter y logró el empate a mediados del segundo tiempo, pero el conjunto colombiano volvería a tomar ventaja en el marcador minutos antes del final del partido. Así la serie quedaba abierta para la vuelta en Buenos Aires. Allí, el partido comenzó con intensidad, y antes de los 20 minutos del primer tiempo el resultado era 2 a 1 para los locales, el cual se mantendría hasta el final y decretaría los penales. Chilavert volvió a ser fundamental para pasar de instancia, ya que además de convertir su ejecución, contuvo dos remates.

La final era un hecho, y nada menos que ante el San Plablo, campeón de la edición anterior. Era la primera llave que el Fortín debía definir en condición de visitante, entonces salió decidido a marcar. El 1 a 0 para los de Liniers llegó a los 35 minutos del primer tiempo tras un remate del Turco Asad y así permaneció el resultado hasta finalizar los 90 minutos. Una semana después llegó el día que todo el pueblo velezano recordará para siempre; con la ventaja obtenida en el Amalfitani, los dirigidos por Bianchi viajaron hasta el gigantesco Estadio Morumbi para evitar el bicampeonato del San Pablo. El equipo brasileño emparejó la serie tras convertir un penal en el primer tiempo. Nuevamente el 1 a 0 sería el resultado final del partido, y nuevamente Vélez definiría ua serie por penales, esta, para llegar a la gloria. No podía faltar el aporte de Chila, quien atajó una ejecución y convirtió el suya para que, sumado a la conversiones de Trotta, Zandoná, Almandoz y Pompei, el Club Atlético Vélez Sarsfield se consagre campeón de América.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Seleccion Argentina

Leyendas del gol y machirulos empedernidos

De Guillermo Stábile, goleador del Mundial del 30, a Eliana Stabile, futbolista del equipo femenino que se clasificó para Francia 2019. Fútbol, goles, género y el despertar de una pasión de selección.    

El salario en el fútbol en época de crisis

Cómo se atrasaron los sueldos de los futbolistas con la corrida cambiaria. Qué pasa con las mujeres que intentan vivir de la pelota.

Economía en descenso

Las SAD, a la sombra del fútbol

Nadie lo confirma de manera oficial, pero desde el Gobierno nacional buscan impulsar las sociedades anónimas deportivas en el fútbol argentino. Cuál es el panorama y qué consecuencias podría acarrear la medida.