Pablo Vico es el director técnico del equipo de Adrogué que acaba de lograr el ascenso a la B Nacional. Querido por todas las hinchadas, vive a 20 metros de la cancha del Tricolor. Pero no todas son rosas en su vida: en febrero falleció su hijo y está haciendo terapia para poder superarlo.

"Yo soy feliz en Brown"

Matìas Escobar

28 DE MARZO DE 2018

Se acerca y avisa que volverá dentro de un rato porque tiene que comprar cigarrillos. Regresa, seca su trapo de piso e invita a su casa. “Te pido por favor que no toquemos ese tema”, manifiesta antes de comenzar con la entrevista, aunque en algún momento de la misma, él solo hablaría de eso.

Pablo Vicó, técnico de Brown de Adrogué desde el 2009, vive a 20 metros de la cancha del Tricolor. Tiene su propio hogar allí hace 16 años. “Flaco, la vida en una pensión es muy triste, acá estoy cómodo, tengo mi tele, mi cama, dos acolchados… Acá soy feliz. Yo no voy a cambiar nunca”, dice, mientras enciende su segundo cigarrillo Lucky Strike Mentolado.

En su vivienda se puede admirar las paredes pintadas de color celeste y las ventanas con las cortinas rojas bien llamativas, claro mensaje de su amor por Brown. El techo de su heladera está colmado por sus santos favoritos, y a lo lejos, una cama cucheta y otra de una sola plaza, donde él descansa. Además arriba de su lecho se observan distintos cuadros: de izquierda a derecha fotos de cuando era jugador, sus mejores equipos como entrenador y bien en el medio, una camiseta del Al Wasl de Dubai, firmada por Diego Maradona.

El “Don Ramón de Brown”, como lo apodó la hinchada o el “Ferguson del Ascenso”, como lo bautizó el periodismo, es un hombre muy querido en todos los clubes. “Será por mi forma de ser, la verdad es que no sé por qué la gente es así conmigo”, argumenta humildemente el entrenador, confeso hincha de Huracán, que hace dos semanas fue recibido de pie por la popular de Temperley. “Y eso que nunca me pudieron ganar ¿eh?”. “Parece Perón, lo aplauden todos”, agrega su ayudante de campo a lo lejos.

“Si me tengo que ir de Brown, no voy a vivir más acá. Tengo que seguir comiendo, yo no estoy salvado . Tuve muchas ofertas (Aldosivi, Chicago, Defensa y Justicia, entre otros). Me ofrecieron mucha guita, pero yo soy feliz acá, flaco. Sé que esto como empezó, algún día va a terminar, no soy eterno. Ponele que no estoy más en el cargo de técnico y mientras no consiga otro club para trabajar, le voy a decir al presidente que me deje quedar acá. Cuando lo consiga, alquilaré un departamento y me iré. No podría dirigir a otro equipo y vivir en Brown. Igual, sé que si me voy, volveré algún día”, confiesa el técnico del único puntero de la B Metropolitana.

Sin lugar a dudas, el deceso de su hijo, en febrero, lo marcó para siempre. Revela que estuvo tres días sin poder dormir y que hace terapia “para aprender a vivir con el dolor”. No iba a hablar sobre el tema, sin embargo, finalmente decide hacerlo: “Este grupo (por sus jugadores) demostró que en mis malos momentos estuvo conmigo. Yo estoy haciendo terapia con un psicólogo y con un psiquiatra y ¿sabés qué? Me llevan los muchachos. Vamos a almorzar, a ver vidrieras, me alcanzan hasta la puerta del consultorio, esperan que termine, me meten en el coche, me llevan a una remisería y recién ahí, se van a sus casas”.

Posee un bigote grueso que le cubre el labio superior. Su cabello y el peinado son similares a los de César Menotti, y de paso aclara: “Me considero un técnico más ofensivo que defensivo, siempre tratando de mirar el arco contrario”. Es un hombre muy creyente: en su antebrazo tiene tatuado a la Virgen de Itatí, la patrona de Corrientes. Debajo de su hombro izquierdo conserva el dibujo de la cara de Cristo y arriba de éste, el escudo del “Trico” y además, en su otro hombro se hizo estampar a San Expedito, santo de las causas justas y urgentes.

Vicó es un personaje que “no cae” al respecto de las cosas que le suceden. “El año pasado me llamó el Cuervo (por Marcelo Tinelli) para ir a su programa ¿pero, qué voy a hacer ahí?”, manifiesta con simplicidad. “Pedro Alfonso (productor de Ideas del Sur e hincha de Brown) me mandó un mensaje para invitarme al teatro, capaz que vaya con la Dorys (su pareja)”.

Y para colmo, un fanático de Brown de Adrogué que vive en San Clemente y adquirió un tremendo terreno en esa ciudad, decidió ponerle a la calle principal “Pablo Vicó”. En consecuencia, “Don Ramón” cierra la nota: “Cuando me enteré, me reía. Si yo no iba, el dueño de las 40 hectáreas no lo iba a inaugurar. Yo pensé que me iba a regalar algo… ja”.

VIDEO

PABLO VICO

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Federal A

No fue un domingo cualquiera

Una crónica rara de como ver dos partidos al mismo tiempo, uno por tele y otro en la cancha y celebrar en los dos lados. El fútbol lo puede todo. 

Copa Libertadores

Un campeón, ¿un ciclo cumplido? y el triunfo del negocio

River Plate se coronó campeón de América por cuarta vez en su historia este domingo, tras derrotar por 3-1 a Boca Juniors, su clásico rival, en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid.

Historias mínimas

La fábula del goleador cuentista

Lucas Gabriel Scarnato es delantero de Laferrere y antes de cada partido les lee un cuento a sus compañeros.