Con la crisis económica, varios clubes buscan que las disciplinas deficitarias comiencen a autosustentarse o desaparecen. Se teme que las sociedad anónimas intensifiquen este proceso.

El amateurismo en peligro por la economía futbolística

Lucila Coccia

28 DE MARZO DE 2018

Con la suba constante de los precios y de los costos la gran parte los clubes argentinos, diseñados para no generar ganancias, se ve amenazada. Ante estas circunstancias recortan el presupuesto, desfinancian y hasta eliminan las actividades que no generan rédito económico. Los deportes amateurs peligran con la posible llegada de las Sociedades Anónimas Deportivas.

En el Club Atlético Banfield, que en el fútbol masculino tiene un presente estable, se ve reflejado uno de los aspectos. En vóley la situación decae año a año. La primera división femenina juega en la máxima categoría del deporte metropolitano, División de Honor, mientras que la masculino se encuentra en la segunda mejor. Sin embargo los planteles no tienen un lugar equipado para hacer ejercicios con peso, fundamentales para ese nivel de competición. Hasta el año pasado contaban con un espacio que hoy es ocupado mayoritariamente por las categorías masculinas de Futsal.

Desde desde 2015, cuando empezó la remodelación, que el Taladro no cuenta con un espacio de su sede social ya que la misma es alquilada por la cadena de gimnasios Sport Club. En ese espacio se practicaba patín, gimnasia artística y vóley. Las primeras dos disciplinas debieron mudarse de la sede céntrica para mantenerse. Además las personas que representan al club pagan cuota social y por deporte, y no pueden acceder a la maquinaria de manera gratuita.

Desde hace tres años por lo menos que las personas que practican vóley pagan su propia inscripción al torneo metropolitano, es decir que también pagan para representar la camiseta. No sólo en competencias de Buenos Aires, sino también en la Copa Argentina, el torneo más importante del país, al cual se accede por una clasificación. El club del Sur en 2014, y a una semana de viajar a Chapadmalal, se negó a pagar la afiliación de la que se hizo cargo el plantel.

Sin embargo, esta situación es figurita repetida. En 2015 y parte de 2016 los dirigentes de Boca Juniors gestaron la idea -y casi la llevan a cabo- de vender los terrenos de una de sus sedes, la de Casa Amarilla, el lugar de desarrollo del básquet, del futsal y del vóley. A pesar de los intentos de efectuar la venta un grupo de socias y de socios crearon la agrupación Boca es Pueblo para frenar la eliminación de actividades. Hasta ese momento habían desafiliado el voley masculino y el futsal femenino, y peligraba el básquet masculino y el vóley femenino, que ya había sufrido la baja en la Liga Argentina en la cual eran campeonas de cuatro de las cinco ediciones.

Las asociaciones civiles sin fines de lucro pierden su identidad a medida que el interés económico prevalece sobre el social y las actividades amateurs que “generan pérdidas” empiezan a sustentarse por su cuenta y si no, desaparecen. Las Sociedades Anónimas generan el foco en el fútbol masculino y si el estatuto de la AFA cambia y se habilita la entrada de empresas los equipos que no puedan tener una economía estable quedarán a la deriva y con ellos la práctica de los deportes que en Argentina son amateurs.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Federal A

No fue un domingo cualquiera

Una crónica rara de como ver dos partidos al mismo tiempo, uno por tele y otro en la cancha y celebrar en los dos lados. El fútbol lo puede todo. 

Copa Libertadores

Un campeón, ¿un ciclo cumplido? y el triunfo del negocio

River Plate se coronó campeón de América por cuarta vez en su historia este domingo, tras derrotar por 3-1 a Boca Juniors, su clásico rival, en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid.

Historias mínimas

La fábula del goleador cuentista

Lucas Gabriel Scarnato es delantero de Laferrere y antes de cada partido les lee un cuento a sus compañeros.