El entrenador de Banfield jamás se rinde y en una charla con El Equipo habló de su pasión por el fútbol, la actualidad de la Superliga y hasta de su lucha contra un cáncer de laringe.

“El amor por el fútbol me motiva a seguir peleando”

Lucas Moccia

28 DE MARZO DE 2018

La tranquilidad que le brinda el club a la hora de trabajar se ve reflejada en su cara relajada y en su vestimenta de “entre casa” (conjunto de entrenamiento, medias y chancletas). Con esa naturalidad, Julio César Falcioni llegó al comedor del predio de José Luis Guillón, y una vez que terminó de saludar a todos los empleados comenzó a hablar con El Equipo. En esta charla remarcó las diferencias que advirtió en cada una de sus tres etapas en Banfield -con quien salió campeón en 2009- y comentó cuáles son los objetivos que se trazaron para esta Superliga.

Falcioni es un hombre le pone el pecho a cada situación que tiene por delante. Por eso, cuando habló acerca de su enfermedad lo hizo sin problemas, aunque con una evidente y lógica carga emocional. Se encargó de dejar en claro que su principal desafío es curarse, pero que no pudo evitar volver a su gran amor: el fútbol. Acompañado de su botellita de agua, la cual le permitía mantener su característica voz ronca, contó que este deporte fue una de sus grandes motivaciones para darle pelea al cáncer de laringe y que lo ayudó a terminar de recuperarse de la operación que le realizaron en diciembre del año pasado.

-¿Qué diferencias encontrás entre tus tres ciclos en Banfield?

-En 2003 las expectativas eran grandes, el principal objetivo era clasificarnos a algún torneo internacional y lo logramos. Ya para el segundo muchos me decían que no volviera, que hacer un mejor papel del que habíamos hecho era imposible y terminamos saliendo campeones del único título de primera división que tiene el club en su historia. Hoy las prioridades son diferentes. Estamos en una etapa de consolidación económica del club y lo primordial es promover juveniles, venderlos y engrosar las arcas del club. Todas las etapas fueron positivas, cada una de ellas tuvo diferentes proyecciones con la misma particularidad: pelearle desde atrás a los equipos grandes.

-¿Cómo se incorpora a los jóvenes en un plantel de primera?

-Yo les hago un seguimiento mientras están en su división. Una vez que los ascendemos al plantel profesional trato de darles el tiempo necesario para que vayan asumiendo las responsabilidades. Intento hacerles entender lo que pretendo para que cada vez que les toque jugar sepan lo que tienen que hacer y resuelvan con tranquilidad.

-Más allá de lo futbolístico, ¿qué es lo que intentás transmitirle a los jugadores?

-Intento transmitirles desde mi experiencia ciertas reglas de la vida sabiendo los vaivenes que tiene esta profesión. Les brindo mi confianza y tranquilidad a los jugadores con la finalidad de que ellos se puedan desarrollar al máximo, teniendo en cuenta su juventud y ganas de triunfar.

-¿Cómo ves la actualidad de Banfield?

-Bien. Estamos tratando de afianzar un equipo nuevo, joven, con algunos jugadores de experiencia y por el momento esto nos dio resultados. Estamos en una etapa de consolidación financiera y nos tuvimos que medir con los gastos en los refuerzos. Hay que potenciar a los juveniles del club para luego negociarlos, como lo hicimos con Remedi o Cecchini. Ellos son la solución para que esto siga funcionando sin inconvenientes.

-¿Qué le aporta un exjugador como Sebastián Battaglia a tu cuerpo técnico?

-Sebastián es un gran profesional, es la voz que no tengo dentro del campo de juego. Está haciendo sus primeros pasos como técnico y desde su experiencia como exjugador siempre transmite cosas importantes para el grupo. Intentamos que la gente que me rodea sea joven, con expectativas, para poder seguir creciendo como cuerpo técnico.

-¿Qué te motiva para seguir siendo entrenador?

-El amor por el fútbol me motiva a seguir peleando día a día, uno lo lleva desde las raíces y es complicado dejarlo. El poder estar con los jugadores jóvenes y transmitirles mis conocimientos, preparar el entrenamiento y fortalecer el desarrollo del equipo e idear los partidos es lo que me gusta. Básicamente, mantenerme activo.

-¿Qué objetivos te proponés a futuro?

-Necesito curarme y estar bien para poder seguir trabajando, ese es mi mayor objetivo. Dejar atrás esta enfermedad y poder seguir con mi vida de siempre.(NdR: en diciembre de 2017 Falcioni fue operado de unos nódulos en su garganta y necesitó hacerse sesiones de rayos).

-¿Qué sentiste al ver el apoyo de los clubes?

-Fue muy gratificante (dice emocionado), le agradezco a todo el fútbol argentino. Me dio mucha alegría que clubes en los cuales nunca trabajé, como Lanús, me brindaran su apoyo en uno de los momentos más difíciles de mi vida, mucha gente me bancó. Además, fue muy lindo que me nombraran personalidad destacada en la legislatura porteña. En esa sala reunieron a mi familia, técnicos, amigos, jugadores a los cuales dirigí, fue muy bonito.

“Es difícil competirle a River o a Boca”
Con la aparición de Enzo Kalinski, Jesús Dátolo y Nicolás Bertolo, quienes supieron coronarse campeones de la Copa Libertadores, la charla con el entrenador de Banfield tomó otro rumbo y Julio César Falcioni dio su opinión acerca de los clubes argentinos que vienen dominando el plano internacional en el continente.
Además remarcó las diferencias que existen entre las instituciones denominadas "grandes" y el resto de los clubes del fútbol doméstico: “Es muy difícil competir contra la billetera de equipos como River o Boca”.
-¿Por qué creés que en los últimos años los clubes argentinos se hicieron más fuertes en la Copa Libertadores?
- El poderío económico de los equipos argentinos y brasileros en los últimos años creció muchísimo y eso quedó remarcado más aún en esta edición de la Copa Libertadores de 2018, sólo un chileno (Colo Colo) logró meterse en los cuartos de final.
-¿Sentís que últimamente se está agrandando más la brecha en lo económico entre los equipos denominados “chicos” y los “grandes”?
-Sí, siempre fue así en el fútbol argentino, en los años 70 cambió un poquito y ahora volvió a manifestarse. Los equipos grandes tienen un presupuesto diferente, una posibilidad de sponsoreo mayor a la de otros clubes y eso hace que marquen una diferencia.
-¿Creés que debido al gran poder económico que tienen los clubes europeos es difícil consolidar a los jóvenes en la primera división?
-Es difícil disfrutar de los buenos talentos jóvenes en la primera división, porque al poco tiempo ya te los venden. Por otra parte, es complicado competir con la billetera de equipos del tamaño de River o de Boca. Hay que estas cuestiones económicas.
-Esta diferencia económica entre los clubes, ¿pensás que afecta al desarrollo de los jugadores?
-No, esas diferencias a veces en los 90 minutos de un partido se igualan, pero a lo largo de un torneo los equipos que tengan jugadores con nivel para la Selección van a terminar marcado seguramente una diferencia importante con el resto.

Con la aparición de Enzo Kalinski, Jesús Dátolo y Nicolás Bertolo, quienes supieron coronarse campeones de la Copa Libertadores, la charla con el entrenador de Banfield tomó otro rumbo y dio su opinión acerca de los clubes argentinos que vienen dominando el plano internacional en el continente. Además, remarcó las diferencias que existen entre las instituciones denominadas "grandes" y el resto de los clubes del fútbol doméstico: “Es muy difícil competir contra la billetera de equipos como River o Boca”.

-¿Por qué creés que en los últimos años los clubes argentinos se hicieron más fuertes en la Copa Libertadores?

-El poderío económico de los equipos argentinos y brasileños en los últimos años creció muchísimo y eso quedó remarcado más aún en esta edición de la Copa Libertadores, que tuvo sólo un club chileno (Colo Colo) en los cuartos de final.

-¿Sentís que últimamente se está agrandando más la brecha en lo económico entre los equipos denominados “chicos” y los “grandes”?

-Sí, siempre fue así en el fútbol argentino. En los años 70 cambió un poquito y ahora volvió a manifestarse. Los equipos grandes tienen un presupuesto diferente, una posibilidad de sponsoreo mayor a la de otros clubes y eso hace que marquen una diferencia.

-¿Creés que debido al gran poder económico que tienen los clubes europeos es difícil consolidar a los jóvenes en la primera división?

-Es difícil disfrutar de los buenos talentos jóvenes en la primera división porque al poco tiempo ya te los venden. Por otra parte, también es complicado competir con la billetera de equipos del tamaño de River o de Boca.

-¿Pensás que esta diferencia económica entre los clubes afecta al desarrollo de los jugadores?

-No, esas diferencias a veces en los 90 minutos de un partido se igualan. Sin embargo, a lo largo de un torneo los equipos que tengan jugadores con nivel para la Selección van a terminar marcado seguramente una diferencia importante con el resto.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Federal A

No fue un domingo cualquiera

Una crónica rara de como ver dos partidos al mismo tiempo, uno por tele y otro en la cancha y celebrar en los dos lados. El fútbol lo puede todo. 

Copa Libertadores

Un campeón, ¿un ciclo cumplido? y el triunfo del negocio

River Plate se coronó campeón de América por cuarta vez en su historia este domingo, tras derrotar por 3-1 a Boca Juniors, su clásico rival, en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid.

Historias mínimas

La fábula del goleador cuentista

Lucas Gabriel Scarnato es delantero de Laferrere y antes de cada partido les lee un cuento a sus compañeros.