La historia de una familia ligada al deporte desde hace varias generaciones. Los hermanos Federico y Melisa gil participarán de los Juegos Olímpicos de Río.

Ningún tiro al aire

Javier López Ezcurra (@javi_lopez96) y Santiago Ferrer (@santiagomferrer)

28 DE MARZO DE 2018

Casi sin elección, el tiro deportivo se impuso en su familia desde hace varias generaciones: Rodolfo, su abuelo materno, era fabricante de platillos y cliente de Pedro, el abuelo paterno, quien era dueño de una armería. Mientras tanto, su padre Horacio también se dedicó al tiro, formando parte del seleccionado durante casi 30 años. En la actualidad es el entrenador de sus hijos.

Así comenzó la carrera de Los hermanos Gil, Melisa y Federico, representantes de la esperanza del tiro argentino en los Juegos de Río de Janeiro. A pesar de estar ligados estrictamente al deporte, los hermanos siguieron otro mandato familiar: la abogacía. Gracias a la flexibilidad laboral que les permite el estudio contable, se turnan a la hora de ir a entrenar y trabajar.

Lejos de estar fuera de la elite, Federico (28) consiguió una medalla de plata en la Copa del Mundo de Qatar que le aseguró su presencia en la cita olímpica yactualmente se posiciona 14º en el ranking mundial. Por su parte, Melisa (31) obtuvo su plaza gracias a la medalla de plata ganada en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. En todas sus presentaciones, la avellanedense siempre se colgó una presea en su pecho (plata en Santo Domingo 2003, bronce en Rio 2007 y Guadalajara 2011).

Ante la posibilidad de hacer historia en sus primeros Juegos Olímpicos, los hermanos competirán en la modalidad de tiro al plato o skeet. Su especialidad consiste en quebrar el objetivo lanzado por una máquina en series de 25 platos (5 secuencias en hombres y 3 en mujeres) con el anhelo de clasificar a la final y soñar con una medalla.

Ambos consideran al tiro como un deporte estrictamente mental, ya que la autoconfianza y la concentración juegan un rol fundamental. Por lo tanto, no se requiere tanta intensidad en el entrenamiento físico. Sin embargo, es esencial que trabajen la zona media, dándole suma importancia a la sector abdominal y sumándole el estiramiento de los músculos de la espalda, hombros y brazos.

Melisa Gil hará su debut olímpico el próximo viernes a las 9.00 en Skeet, cuando buscará su pase a las instancias finales que se desarrollarán por la tarde. Mientras tanto, Federico competirá el viernes y el sábado en la clasificación.

Casi sin elección, el tiro deportivo se impuso en su familia desde hace varias generaciones: Rodolfo, su abuelo materno, era fabricante de platillos y cliente de Pedro, el abuelo paterno, quien era dueño de unaarmería. Mientras tanto, su padreHoracio también se dedicó al tiro, formando parte del seleccionado durante casi 30 años. En la actualidad es el entrenador de sus hijos.

Así comenzó la carrera de Los hermanos Gil, Melisa y Federico, representantes de la esperanza del tiro argentino en los Juegos de Río de Janeiro. A pesar de estar ligados estrictamente al deporte, los hermanos siguieron otro mandato familiar: la abogacía. Gracias a la flexibilidad laboral que les permite el estudio contable, se turnan a la hora de ir a entrenar y trabajar.

Lejos de estar fuera de la elite, Federico (28) consiguió una medalla de plata en la Copa del Mundo de Qatar que le aseguró su presencia en la cita olímpica, actualmente se posiciona 14º en el ranking mundial. Por su parte, Melisa (31) obtuvo su plaza gracias a la medalla de plata ganada en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. En todas sus presentaciones, la avellanedense siempre se colgó una presea en su pecho (plata en Santo Domingo 2003, bronce en Rio 2007 y Guadalajara 2011).

Ante la posibilidad de hacer historia en sus primeros Juegos Olímpicos, los hermanos competirán en la modalidad de tiro al plato o skeet. Su especialidad consiste en quebrar el objetivo lanzado por una máquina en series de 25 platos (5 secuencias en hombres y 3 en mujeres) con el anhelo de clasificar a la final y soñar con una medalla.

Ambos consideran al tiro como un deporte estrictamente mental, ya que la autoconfianza y la concentración juegan un rol fundamental. Por lo tanto, no se requiere tanta intensidad en el entrenamiento físico. Sin embargo, es esencial que trabajen la zona media, dándole suma importancia a la sector abdominal y sumándole el estiramiento de losmúsculosde la espalda, hombros ybrazos.

Melisa Gil hará su debut olímpico el próximo viernes a las 9.00 en Skeet, cuando buscará su pase a las instancias finales que se desarrollarán por la tarde. Mientras tanto, Federico competirá el viernes y el sábado en la clasificación.

Casi sin elección, el tiro deportivo se impuso en su familia desde hace varias generaciones: Rodolfo, su abuelo materno, era fabricante de platillos y cliente de Pedro, el abuelo paterno, quien era dueño de una armería. Mientras tanto, su padre Horacio también se dedicó al tiro, formando parte del seleccionado durante casi 30 años. En la actualidad es el entrenador de sus hijos.

Así comenzó la carrera de Los hermanos Gil, Melisa y Federico, representantes de la esperanza del tiro argentino en los Juegos de Río de Janeiro. A pesar de estar ligados estrictamente al deporte, los hermanos siguieron otro mandato familiar: la abogacía. Gracias a la flexibilidad laboral que les permite el estudio contable, se turnan a la hora de ir a entrenar y trabajar.

Lejos de estar fuera de la elite, Federico (28) consiguió una medalla de plata en la Copa del Mundo de Qatar que le aseguró su presencia en la cita olímpica, actualmente se posiciona 14º en el ranking mundial. Por su parte, Melisa (31) obtuvo su plaza gracias a la medalla de plata ganada en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. En todas sus presentaciones, la avellanedense siempre se colgó una presea en su pecho (plata en Santo Domingo 2003, bronce en Rio 2007 y Guadalajara 2011).

Ante la posibilidad de hacer historia en sus primeros Juegos Olímpicos, los hermanos competirán en la modalidad de tiro al plato o skeet. Su especialidad consiste en quebrar el objetivo lanzado por una máquina en series de 25 platos (5 secuencias en hombres y 3 en mujeres) con el anhelo de clasificar a la final y soñar con una medalla.

Ambos consideran al tiro como un deporte estrictamente mental, ya que la autoconfianza y la concentración juegan un rol fundamental. Por lo tanto, no se requiere tanta intensidad en el entrenamiento físico. Sin embargo, es esencial que trabajen la zona media, dándole suma importancia a la sector abdominal y sumándole el estiramiento de los músculos de la espalda, hombros y brazos.

Melisa Gil hará su debut olímpico el próximo viernes a las 9.00 en Skeet, cuando buscará su pase a las instancias finales que se desarrollarán por la tarde. Mientras tanto, Federico competirá el viernes y el sábado en la clasificación.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

Entre la difusión y la censura

El lema de Buenos Aires 2018 contruye una imágen que, en algunas cuestiones, no es llevada a la práctica 

Buenos Aires 2018

Resumen de la novena jornada

El cierre del día contiene tres medallas doradas y dos de bronce para sumar al conteo argentino

Buenos Aires 2018

Pumitas de oro

El seleccionado argentino de menores de 18 de rugby seven consiguió la medalla dorada que cuatroa años atrás se les había escapado