Argentina logró algo único en Río de Janeiro. Seguramente muchos serán los que sigan recordando en estos días las cuatro medallas ganadas y otros momentos memorables, pero la cuenta regresiva hacia Tokio 2020 ya empezó.

Un viaje de más de seis décadas desde Londres hasta Río

Julián Zancada (juuzancada) y Lucas Fiore (Lucas_Fiore)

28 DE MARZO DE 2018

“Estamos preparados para tener un desempeño superador al de Londres 2012”. Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino, lo había anticipado con autoridad unas semanas antes del inicio de los Juegos. Y así fue. Cuatro medallas (tres de oro y una de plata) y 11 diplomas coronaron la mejor actuación argentina desde la edición de Londres '48.

Las alegrías no se hicieron esperar. En el día inicial de las actividades, Paula Pareto se colgó la medalla de oro en la categoría de menos 48 kg de judo y dejó a la Argentina en lo más alto para así entrar en la historia: se convirtió en la primera mujer en ganar la dorada para el país.

Cuando se sorteó el cuadro parecía que la suerte no estaría de su lado. Enfrentar a Novak Djokovic, número 1 del mundo y uno de los grandes candidatos, era un enorme desafío, no sólo para él sino también para esa muñeca izquierda que lo tuvo a maltraer durante dos temporadas.

Pero Juan Martín Del Potro supo sortearlo con éxito y encaró “la semana más importante de su vida”. Triunfos épicos pero ajustados ante Joao Souza, Daniel Taro, Bautista Agut y el gran Rafael Nadal lo depositaron en un mano a mano con Andy Murray por la dorada. Tras cuatro horas de partido y con un cansancio insostenible, no pudo con el británico y se llevó la plateada. De haber pensado en retirarse a lograr nuevamente una medalla para la Argentina, como aquella de bronce en la edición pasada.

La tercera llegó de las manos de Santiago Lange y Cecilia Carranza.

La dupla dio la sorpresa y se impuso en la categoría Nacra 17 mixto de vela luego de finalizar sexta en la carrera definitiva.

Sin dudas, uno de los recuerdos más emotivos que quedaron es el abrazo eterno de Lange con sus dos hijos luego del triunfo, aquel que reflejó algo especial para el deportista más veterano de la delegación nacional. Con 52 años, Lange se sobrepuso a un cáncer de pulmón y logró lo que tanto anhelaba desde su primera participación en Seúl 88’: esa medalla dorada que se le había negado en Atenas 2004 (bronce) y Beijing 2008 (bronce).

De todos los deportes colectivos en los que Argentina participó, pocos tenían a la Selección Masculina de Hockey en sus planes. No por falta de méritos propios, sino por la presencia de la Generación Dorada, del fútbol a pesar de todos sus problemas y hasta del vóley. Además, siempre estuvieron bajo la sombra de los éxitos de Las Leonas, que en esta ocasión sintieron la ausencia de Luciana Aymar y no cumplieron con las expectativas.

Superando rivales de gran magnitud como Alemania en semifinales y también ganando un partido complicado en la final frente a Bélgica, los dirigidos por Carlos Retegui lograron lo que nunca antes en la historia del hockey olímpico argentino: alzarse con la medalla dorada.

Londres '48 significó un antes y un después en la historia olímpica argentina. En esos Juegos Olímpicos, Argentina consiguió 7 medallas (3 de oro, 3 de plata y una de bronce) y finalizó en el 13º puesto del medallero. Sin dudas, se trató de una actuación memorable. Pero más allá de esos logros, la política y el contexto mundial le permitieron al deporte nacional dar un salto de calidad que derivó en ellos.

Desde la llegada de Juan Domingo Perón a la presidencia de la Nación, el deporte, al igual que el espectáculo y otras actividades de entretenimiento popular, pasó a ser prioridad en la agenda presidencial: incentivar a los deportistas y apoyarlos por medio de su campaña fueron solo algunas de las medidas que caracterizaron al gobierno peronista. Esto desembocó en que Argentina lleve a su delegación más numerosa en un Juego Olímpico hasta ese entonces: 199 deportistas en total.

Además, a pesar de las buenas condiciones de los atletas argentinos, la carencia de competencia internacional debido a las consecuencias agravantes que dejó la Segunda Guerra Mundial sobre los países europeos. El Comité Olímpico Internacional le negó la participación a Alemania y Japón al estar involucrados en dicho conflicto internacional. Por el contrario, la Unión Soviética fue invitada pero desistió de formar parte de los Juegos.

En estos Juegos Olímpicos, el contexto global no influyó en el resultado final. Pero un factor clave para Argentina fue el hecho de que Brasil, al ser organizador, liberó numerosos cupos que fueron ganados por los deportistas nacionales en las diferentes competencias de clasificación. Otro suceso fundamental fue la creación del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo y la reestructuración del sistema deportivo argentino.

El ENARD fue creado en 2009 durante el gobierno kirchnerista con la intención de gestionar y coordinar apoyos económicos para el desarrollo de los deportistas de alto rendimiento. Para ello, mediante un decreto, el ENARD se nutre de los fondos establecidos que provienen de una alícuota sobre lo recaudado en las facturas de telefonía celular, algo que resulta esencial para lograr una mejor preparación de los deportistas de cara a competencias internacionales.

Por más que este programa entró en vigencia para los Juegos Olímpicos de Londres 2012, fue en Río de Janeiro 2016 en donde se vieron reflejados los tiempos de trabajo. Los 213 deportistas que integraron la delegación (la mayor cantidad en la historia olímpica argentina) gozaron de las facilidades del programa y lograron buenos resultados. Ahora Tokio 2020 es el nuevo objetivo en carpeta.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

Entre la difusión y la censura

El lema de Buenos Aires 2018 contruye una imágen que, en algunas cuestiones, no es llevada a la práctica 

Buenos Aires 2018

Resumen de la novena jornada

El cierre del día contiene tres medallas doradas y dos de bronce para sumar al conteo argentino

Buenos Aires 2018

Pumitas de oro

El seleccionado argentino de menores de 18 de rugby seven consiguió la medalla dorada que cuatroa años atrás se les había escapado