El Bichi dice que un entrenador le puede errar a un planteo y que, en todo caso, son los que están dentro del campo quienes deben resolver."En el caso que Sabella se hubiese equivocado con la táctica, Messi tiene atribuciones para cambiar esa mala decisión si es que existió". El técnico de Argentinos, campeón en México 86, habla de la rebeldía, de Maradona, Bilardo, Bielsa, Sampaoli y este Brasil 2014.

Borghi: "Lo que tienen que hacer es tomar decisiones"

@equipotyd

28 DE MARZO DE 2018

Charlas de café. Una costumbre casi tan porteña como el tango, en la que no se distinguen religiones ni clases sociales, y cualquier opinión es tomada como válida. Claudio Borghi se sentó en uno de los box, se acomodó y, chiste de por medio para romper el hielo, estaba listo para empezar a hablar.

-Jugando solo contra Italia y Bulgaria, en la fase de grupos: ¿Te sentís campeón del Mundial 86 aunque mucha gente no te lo reconozca?

-Justamente hace unos días hablaba de eso. Una de las cosas increíbles que tiene este país es que la gente, alguna que otra vez, me pregunta si me siento campeón del mundo. Yo contesté: bueno, Víctor Hugo Morales, siendo uruguayo, decía que éramos campeones del mundo. Si un uruguayo se sentía campeón por Argentina: ¿Por qué no me iba a sentir yo campeón del mundo? Quizás la gente se refiera a quién tuvo mayor participación, y es lógico. El problema es que hubo quien jugó mucho, quien jugó poco, y el que no jugó nada. La gente pierde la perspectiva de lo que es un Mundial. Son siete partidos, y de esos pocos juegan todos, ya sea por rendimiento, porque los cuidan o por un planteo táctico. Pero sí, yo fui en mi mejor momento y esperaba tener mayor participación. Ahora, quién se siente o quién no se siente campeón es problema de uno, yo hice lo que me correspondía. En alguna que otra entrevista dije que Bilardo se equivocó conmigo y muchos lo tomaron como algo personal, pero no, los años me dieron a entender que no era un jugador valioso para su sistema. Cuando digo que se equivocó conmigo fue en ponerme de wing derecho. La verdad no me sentía cómodo.

-Se instaló la idea que Diego tenía influencia en el armado del equipo ¿Qué tan cierto es eso?

-Cuando vos tenés un jugador como Diego, el equipo se arma entorno a él. El entrenador tiene que armar un equipo y determinar decisiones sobre lo que está haciendo. Ahora, si Diego influyó no te lo puedo decir porque si hubo reuniones aparte nunca me enteré. La gente tiene algunos mitos sobre cosas, por ejemplo si Maradona entrenaba. La única diferencia que había entre él y los demás evidentemente era la fama, que nunca se la envidié porque no podía salir a la calle, ni nada. Para comprarse ropa en Nápoles tenía que salir de noche. Tiene una fama que le va a durar toda la vida, ahora desde mi punto de vista es poco envidiable. Aunque bueno, hay algunos que les gustaría se como él. Es un tipo, dentro de su genialidad, bastante normal y se puede comparar en eso con Messi, al que no conozco pero lo enfrenté. Es un chico diferente a Diego en cuanto a la personalidad, ni mejor, ni peor, solo diferente.

-Respecto a las declaraciones de Messi sobre la táctica que decidió usar Sabella contra Bosnia. ¿Hubieras preferido que esa cuestión se resolviera en privado o te parece bien que lo haya planteado en una conferencia de prensa?

-La verdad que no, no me parece bien. Pero en el caso que Sabella se hubiese equivocado con la táctica, él (por Messi) tiene atribuciones para cambiar esa mala decisión si es que existió. Lo que tienen que hacer los jugadores es tomar decisiones, ningún planteo que hace un técnico sale exacto desde el vestuario, ni tampoco se pierde un partido desde una pizarra. En un partido con un rival como Bosnia, que se defiende mucho, los jugadores tienen que tomar la iniciativa para cambiar algo desde la cancha y buscarle la vuelta. Normalmente si se gana es mérito de los jugadores y si se pierde es culpa del técnico. Además, cualquier decisión es fácil de criticar una vez terminado el partido. Por eso hay tan pocos técnicos y tantos comentaristas.

-¿Ves a la Selección llegando lejos en este Mundial?

-Hasta ahora me parece un Mundial opaco, muchos destacan la cantidad de goles que se marcaron, pero eso hace referencia a mayores errores. Entiendo el proceso de agrandar un Mundial en cantidad de equipos, pero eso no te asegura mejor calidad. Hoy tenemos una Costa Rica clasificada, a España e Italia afuera, entonces me parece que tiene que ser un poco más parejo. Con esto me refiero al sistema clasificatorio, me parece que de todas las Eliminatorias la más difícil es la sudamericana. El nivel va a ser más popular, pero menos consagrado.

-Se podría decir que a partir de la llegada de Bielsa, tu continuación y la actual conducción de Sampaoli, Chile se mantuvo en el primer plano.

-A pesar de no ganar, Chile tuvo siempre buenos jugadores. El no ganar para la gente es tremendo y de hecho todavía no ganó la Copa América. Fútbol lindo tuvo siempre, y ahora se encontró con una camada de jugadores de 23 a 30 años muy buena. El problema que va a tener Chile y no todos lo entienden, es que si buscás un resultado inmediato decís ‘este es el equipo’, ahora si buscás una renovación continua el que usan no es el método correcto. Se están ocupando solo de la selección mayor y no del resto. No considero que haya continuado el proyecto de Bielsa porque a mí sí me interesaban las divisiones inferiores. Sampaoli sí sigue ese camino. A pesar de lo que piense yo, el deporte se rige por los resultados y éstos te matan los proyectos.

-Justamente sobre proyectos y resultados: Este último tiempo círculó el rumor de una oferta concreta del Monterrey de México ¿Te vas o te quedás?

-Hubo una oferta muy interesante, sí. Vos como técnico tenés tres tipos de oferta, la económica, la deportiva, y la personal. La deportiva tiene que ver con México o Europa. La económica tiene que ver con los Emiratos Árabes, donde dirigís en un campeonato no muy importante, pero te pagan muy bien. La personal es donde vos querés estar y hoy donde quiero estar es en Argentinos. Yo estoy en una etapa de mi vida como técnico en la que soy joven, los mejores del mundo rondan los 55, 60 años. Crecí mucho en poco tiempo y eso no es bueno, por ahí me falta experiencia.

-¿A qué te réferis cuando hablás de crecer muy rápido?

-Bueno, yo a los 45 años estaba dirigiendo a Boca y a los 46 ya estaba con la selección chilena, a veces tenés que ir un poco mas despacio. También hay muchas cosas que tienen que ver con el estrés y la salud. Hoy en día veo los técnicos del Mundial y están mal físicamente, Sabella parece que tiene 80 años. El otro día estaba viendo un partido de Colombia, y mi mujer me dijo: “¿ese es José (Pekerman)?”. El es amigo nuestro y lo veíamos irreconocible. Pero ahora decido estar en Argentinos porque es como una devolución de lo que hizo por mí. De más grande no lo quiero hacer porque tengo otras ideas. Elijo estar ahora que el club está mal, cuando está bien es muy fácil dirigir.

Esa misma noche de martes, mientras la charla estaba por la mitad de cancha, Juan Román Riquelme declaró en Fox Sports: “Si las cosas están como hoy, el lunes dejo de ser jugador de Boca”. Además mencionó públicamente que Claudio Borghi lo invitó a formar parte del plantel de Argentino Juniors. Pero al margen de la llegada o no del diez de Boca, el Bichi tiene claro el plan para este segundo semestre.

-¿Ves con buenos ojos el torneo de transición? Digamos que le da a Argentinos una posibilidad de volver rápido a Primera División.

-La verdad lo veo muy bien. Cuando llegué a Argentinos necesitaba hacer 33 puntos para salvarnos del descenso, y eso hizo San Lorenzo para salir campeón. Cuando arrancás sabiendo que descendés empezás a gastar dinero que no tenés. Es como un condenado a muerte por salud, si vos tenés un familiar mal de salud, gastás hasta tu último peso para que sus últimos días los pase lo mejor posible. Los clubes hacen lo mismo, gastan más de lo que tienen con tal de tener una mínima esperanza de salvarse. Cuando yo arranque éramos doce los equipos que podían descender y ningún campeonato es lindo así. Hoy en día el fútbol está quebrado, si no paran un poco el sistema actual de campeonato, bueno, ya se fueron muchos grandes. Lo más llamativo es que cualquiera puede ser campeón, digo llamativo porque un club que invierte veinte millones de dólares y uno que invierte dos millones tienen las mismas posibilidades.

-¿No crees que si se realiza este torneo, los clubes de la B Nacional van a invertir cantidades de dinero que no tienen con tal de estar en Primera División?

-Y sí, la tentación está. Imagínate que un equipo como Chicago que recién asciende, normalmente tarda entre cinco y seis años en llegar a Primera, si es que llega, y ahora lo puede hacer en seis meses. Pero cuando uno asume el compromiso de pagar, lo tiene que hacer, ahí está la fe del contrato.

Se genera un largo silencio en el que por un momento nuestras cabezas dejan de pensar en fútbol. En medio de esta pausa, dos chicos que se encuentran en el bar lo saludan y Borghi, muy cordialmente, devuelve ese afecto.

-Supongo que esto te pasará muy seguido ¿Te llevás bien con la popularidad?

-Sí, bien. Uno se acostumbra (se ríe), soy conocido desde muy chico. No me molesta mientras no reciba faltas de respeto. Ahora, en cuanto a mi vida, nací en Castelar y me quedaré acá supongo. No me considero una estrella, soy un tipo común que tiene un trabajo público, lo importante no es cómo te ve la gente si no cómo te comportás vos. Quizás podría tener un auto mas importante o vivir en un barrio mas lujoso. Mis orígenes son humildes y espero seguir así.

Antes de irse, Borghi se sienta en su habitual silla al aire libre, enciende un cigarrillo y pide otro café. Todo vuelve a la normalidad.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Periodistas

Un recuerdo fugaz que pinta al mejor Topo López

Si algo caracterizaba al periodista fallecido durante la cobertura del Mundial era su solidaridad laboral. Un novel cronista cuenta cómo lo conoció y recibió más que una buena mano del Topo en su primera cobertura internacional, con Leo Messi siempre en el medio.

Análisis

El legado de Brasil 2014

A pesar de que el campeón fue Alemania, el Mundial dejó en claro que las grandes potencias ya no ganan con la camiseta y que la globalización de futbolistas e información elevó las posibilidades de los antes relegados.

Seleccion Argentina

El nuevo himno argentino en Brasil

El tema es de una banda californiana que brilló a fines de los sesenta y principios de los setenta. San Lorenzo empezó a cantarla en 2011 y Boca le agregó la frase "decime qué se siente". Historia de una canción de cancha para la Selección.