Klinsmann y Löw se unieron para darle una nueva impronta al seleccionado alemán. Una década más tarde, el equipo teutón se asienta sobre la base construída por Pep en el poderoso Bayern Münich.

Löw y Guardiola, colegas y socios del buen juego

@equipotyd

28 DE MARZO DE 2018

Jürgen Klinsmann y Joachim Löw dieron el primer paso para cambiar la historia de juego de la selección alemana allá por el año 2004. En ese tiempo, Josep Guardiola todavía jugaba al fútbol profesionalmente. Sin embargo, 10 años más tarde, el plantel teutón dirigido por Löw construye su funcionamiento en base a los jugadores campeones del Bayern Munich dirigidos por el español.

Lejos de querer comparar estilos de uno u otro, lo mejor sería encontrar similitudes que enriquezcan al fútbol. Ni Guardiola maestro, ni Löw alumno, o viceversa. Ambos son contemporáneos y denotan un objetivo claro: como se dice en el potrero, quieren jugar bien a la pelota. Un lindo camino que deja de manifiesto que ganar no es lo único que importa, aunque el trayecto recorrido indirectamente tenga ese fin.

El conjunto alemán que disputa esta copa en Brasil tiene entre los 23 convocados a siete jugadores del Bayern Munich, actual campeón record de la Bundesliga, y todos juegan desde el arranque. Y si bien la selección ya contaba con ellos desde antes que Guardiola asumiera como entrenador del club, es innegable la influencia que genera el buen juego del equipo de Munich en el combinado nacional. La columna vertebral de los 11 que ofrece Löw partido es la misma que el Bayern propuso en la última liga alemana bajo la dirección de Pep.

Manuel Neuer es una seguridad garantizada bajo los tres palos: recibió solo 23 goles en 34 partidos jugados por la liga. Jerome Boateng sabe hacer las veces de defensor lateral o central. En el centro del mediocampo, se imponen la personalidad de Bastian Schweinsteiger y la experiencia de Philipp Lahm. En el medio, pero por las bandas, están Toni Kroos y Mario Goetze intercambiando lugares constantemente. Y como referencia de área y sin ser un centro-forward nato, Thomas Müller.

El capitán Lahm jugó el mundial del 2006 en Alemania como lateral izquierdo. En Sudáfrica 2010, lo hizo por el lado derecho; y en esta Copa está demostrando sus grandes condiciones como mediocampista central. Fue Guardiola quien descubrió a Philipp como volante. Eso a Löw lo satisfizo y adoptó al jugador como mediocampista en su selección.

Los dos entrenadores tienen como premisa absoluta el buen funcionamiento a través de la tenencia de la pelota y la rotación constante de los jugadores. El alemán, que lleva diez años en el seleccionado -dos como ayudante y ocho haciendo de director técnico- , quiere demostrar que un resultado no es lo único que importa si detrás se encuentra un equipo sólido, solidario y comprometido con el objetivo. Guardiola escribió una hermosa historia en el Barcelona, descansó un año y siguió con su senda victoriosa en Alemania. Ambos hicieron escuela.

¿Similitud casual entre un equipo y otro? Para nada. Josep y Joachim se elogian cada vez que tienen la oportunidad y no ocultan que comparten métodos y procedimientos. Alemania, de la mano de Löw, quiere hacer historia en esta Copa del Mundo. Porque el buen juego merece un premio.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Análisis

El plan alemán

Luego del fracaso en la Eurocopa del 2000, la federación alemana junto a los dirigentes de la Bundesliga y los clubes ideó un proyecto que se coronó el pasado domingo con la obtención de la Copa del Mundo. Inversiones, métodos, alianzas, ideas y más en un análisis exhaustivo del porqué del logro germano.

El color del Mundial

Argentina, decime que se siente ahora

Así como durante todo el Mundial los argentinos se burlaron de los brasileros con el "decime que se siente", los actuales campeones del mundo se despacharron, ante una multitud, con un nuevo hit.

Argentina vs Alemania

Buscarán seguir dominando

El partido del próximo domingo está lejos de ser un debut para Alemania en la final de un Mundial y El Equipo repasa sus siete finales.