El primer ciclo de Alfio Basile como DT de la Selección fue exitoso hasta 1993, con la obtención de dos Copas América. Luego, el 0-5 ante Colombia, el repechaje ante Australia, el doping positivo de Maradona y la eliminación en octavos del Mundial de EE.UU en 1994 echaron todo a perder.

De la alegría al dolor

J. Benzecry e I. Martínez

28 DE MARZO DE 2018

El primer ciclo de Alfio Basile como entrenador de la Selección argentina comenzó a puro triunfo. Consiguió la Copa América 1991, la Copa Confederaciones en 1992 y repitió el torneo continental en 1993, acumulando un invicto de 33 partidos. Pero concluyó en un gran fracaso. La derrota 5-0 ante Colombia, el doping de Maradona en el Mundial de EEUU y la eliminación en octavos de final marcaron el fin de la primera era del “Coco” al frente de la albiceleste.

Basile reemplazó a Carlos Bilardo quien había obtenido la Copa del 86 y el subcampeonato en el 90 y debutó el 19 de febrero de 1991. Ese día, Argentina derrotó a Hungría por 2-0 (Darío Franco y Antonio Mohamed) en un amistoso disputado en Rosario. El nuevo DT convocó a algunos jugadores con experiencia en la Selección como Sergio Goycochea y Oscar Ruggeri, así como algunos otros que prometían un gran futuro: Gabriel Batistuta, Diego Simeone (quien ya había estado con Bilardo) y Diego Latorre, entre otros. Era el comienzo de una racha ganadora.

En poco tiempo, la Selección consiguió su primer gran objetivo: la Copa América 1991 disputada en Chile, competencia que Argentina no ganaba hacía 32 años. El conjunto nacional, con una inmensa capacidad goleadora (16 goles a favor y 5 en contra) principalmente gracias a Batistuta –máximo artillero con 8 tantos y Caniggia-, ganó los cuatro partidos de la primera ronda ante Venezuela, Chile, Paraguay y Perú. En la segunda ronda, derrotó por 3 a 2 a Brasil con un doblete de Franco y otro del “Bati”, igualó sin goles con Chile y levantó la copa al ganarle 2 a 1 a Colombia con uno del goleador y otro del “Cholo” Simeone.

Al año siguiente, Argentina obtuvo la Copa Rey Fahd –hoy Copa Confederaciones- en Arabia Saudita, al vencer en semifinales 3-0 a EEUU y 3-1 en la final al combinado local y en 1993, la Selección argentina se adjudicó una nueva Copa América, en Ecuador. Si bien el equipo no se lució como en la copa anterior, demostró personalidad y gran solidez. Batistuta, otra vez, fue el goleador, mientras que Goycochea volvió a ser una pieza clave en las definiciones desde el punto penal ante Brasil y Colombia.

La albiceleste sumó 5 puntos en la fase de grupos, compartiendo el primer puesto con la Selección colombiana. El primer encuentro fue triunfo 1-0 ante Bolivia y luego, hubo dos empates contra México y Colombia. En los cuartos de final, el combinado nacional empató 1 a 1 con Brasil. La atajada de Goycochea a Boiadeiro selló a serie de penales por 6 a 5 y permitió la clasificación a semifinales. Por la misma vía, Argentina derrotó a Colombia con otra destacada actuación de “Goyco” y avanzó a la final. En el partido decisivo, Argentina le ganó a México 2 a 1 con dos goles de Batistuta.

Hasta ese momento eran todas buenas para la selección del “Coco”. Lo apoyaban el público y el periodismo y además, ganaba todo lo que jugaba. Pero el primer paso en falso lo dio en Barranquilla, donde Colombia le sacó el invicto de 33 partidos al ganarle 2-1 por las eliminatorias. Luego, en la última fecha, los “cafeteros” le propinaron una goleada inolvidable por 5 a 0 en el Monumental, que obligó al conjunto argentino a disputar, por primera vez, el repechaje ante Australia. Esta dolorosa derrota impulsó el regreso de Diego Armando Maradona a la Selección, luego de haber cumplido la sanción por doping positivo que le impusieron en Italia. El combinado argentino igualó 1 a 1 en Sydney con gol de Abel Balbo y la serie quedó en suspenso. Pero la pesadilla llegó a su fin cuando la albiceleste se impuso 1 a 0, con un tanto de Batistuta, en un Monumental que desbordaba.

Llegó el momento de pensar en el Mundial. Entre los 22 convocados, Basile mantuvo 7 jugadores con respecto a la base de Italia 90 incluyendo a Diego Maradona. El esquema que dispuso para el debut en la Copa del Mundo fue sumamente ofensivo. Redondo, Simeone, Maradona y Balbo formaban el mediocampo, mientras que Caniggia y Batistuta, el ataque.

Argentina arrancó con un 4-0 ante Grecia –triplete del “Bati” y uno del Diego- y el gran nivel mostrado por el equipo y, en especial, por Maradona gestaban la ilusión. En la segunda fecha la albiceleste derrotó 2-1 a Nigeria con dos tantos de Caniggia. Sin embargo, ese día fue el comienzo del fin para la primera etapa de Basile.

Maradona dio positivo en el control antidoping tras el partido con Nigeria y su exclusión fue un golpe muy duro para el equipo. Argentina perdió 2-0 ante Bulgaria y pasó a octavos como mejor tercero, donde debía enfrentarse a Rumania. Finalmente, el conjunto nacional cayó 3-2 y quedó eliminado, cerrándose de la peor manera un ciclo que había empezado muy bien. Acusado por la prensa de poco disciplinado y de demasiado tolerante con Maradona y su entorno, Basile dejó su cargo tras la Copa del Mundo.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Seleccion Argentina

Un regreso sin gloria

Doce años después de haber cerrado su primera experiencia, Alfio Basile volvió a hacerse cargo de la selección. Pero no logró los resultados deseados en la Copa América de Venezuela en 2007 y en la primera rueda de las Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica y debió dejar el puesto en octubre de 2008. 

Seleccion Argentina

El ciclo más breve

Sergio Batista se hizo cargo de la selección tras el Mundial de Alemania. Pero llegó a dirigir sólo 17 partidos. La eliminación en cuartos de final de la Copa América jugada en nuestro país en 2011 y la polémica convocatoria a Carlos Tévez aceleraron sus tiempos.