El Equipo habló con Javier Viñas, uno de los guitarristas nacionales con más proyección de la actualidad, sobre las novedosas maneras para sobreponerse a la crisis que sufre el sector musical.

 

 

¿Cómo se vive hoy de la música?

Emanuel Ruíz Díaz

28 DE MARZO DE 2018

-¿Es posible vivir de la música?

-Hoy no es fácil, es raro que te paguen por tocar en algún lugar, justamente, ayer estuve hablando con un gran guitarrista, radicado en Los Ángeles, y él me decía: "Javi, es muy complicado ganar dinero siendo músico profesional", fue una frase dura, teniendo en cuenta que él vive en un país del primer mundo. Pero no es imposible, cuando se buscan los métodos. La cruda realidad aflora en el momento de pagar los impuestos, el gas, la luz, etc.

Viñas, de 46 años y oriundo de Ramos Mejía, expresó, con felicidad, que su primera acción para ganar dinero a través de sus conocimientos musicales fue el dar clases particulares de guitarra. El guitarrista consideró que, dada la situación de la música argentina hoy, delicada y con caminos cerrados, esa salida "es la mejor para empezar a generar ingresos económicos propios".

Empezó a tocar la guitarra desde su niñez. Según él, el momento cúlmine del “antes y el después” en su vida, fue cuando les informó a sus padres que quería dejar la escuela para dedicarse de lleno a la música. En este marco, Viñas manifestó que el apoyo paterno en estas cuestiones “es importantísimo”, no obstante, quien tiene ganas verdaderas de adoptar la música como estilo de vida, “vence cualquier obstáculo”. Y además, el guitarrista explicó que estas problemáticas familiares ocurren en mayor medida en aquellas “sin tradición de músicos”.

La entrevista en este punto transcurre en la habitación del protagonista, se observan cuadros de Eddie Van Halen colgados en la pared y el color negro resalta en gran manera, sus respuestas son firmes y no se aprecian nervios.

De este modo, Viñas definió que los arranques de los músicos argentinos en el ambiente “ocurren por puro placer y no por plata” y describió a lo ideal como aquello que posee “un poco de estas dos variantes”: obteniendo felicidad por un lado, pero a la vez generando plata para vivir.

Viñas recalcó con entusiasmo que las chances de asentarse en la música en la actualidad son muchas más con respecto a lo que ocurría hace 20 años, en donde no había Internet, ni las tecnologías que abundan en el siglo XXI. Él empezó a tocar en 1988, en esa época la única manera posible de que un grupo tuviera difusión era formar una banda, sostuvo, y esperar que una empresa les ofreciera grabar un disco. Era poco probable desarrollar proyectos independientes. Hoy en día esa cuestión es más flexible. “Ahora no dependés de formar una banda fija o esperar un milagro de alguna compañía. Tenés más canales, podés dar clases de un instrumento o de grabación (si estudiaste). Y eso es muy interesante porque se pueden producir muy buenos proyectos, de excelente calidad, sólo con una buena computadora y una placa de sonido decente desde tu casa, ya no es necesario poseer miles de pesos para esto, es lo que yo hago. Además, con Internet, al grabar una canción y difundirla en sitios como YouTube, por ejemplo, hay muchas chances de que el producto llegue lejos y atraer posibles ‘ojeadores’. Tengo amigos que viven de esas plataformas”, explicó.

El músico testificó, con desazón que, en la actualidad, “no se gana mucho dinero tocando en bares, boliches o con presentaciones en general” y derivó la generación de beneficios económicos sólo a la disponibilidad de un “público fiel” en la asistencia a los recitales. También enunció la existencia de leyes nacionales que obligan a los dueños de los locales a pagarles a los músicos que desarrollen presentaciones en sus establecimientos, aunque estas “no se cumplen casi nunca”.

Sobre los músicos que actúan en la calle, en los subtes y en otros medios de transporte, Viñas declaró que es una buena manera de “generar capital” y captar la atención de contactos y, más todavía, cuando la persona tiene un trabajo formal o fijo, y no puede -o no dispone del tiempo- para abordar el mundo musical con más fuerza.

Uno de los aspectos más curiosos de Viñas es que, a pesar de todavía ser un músico del under -un artista que no se mueve en los medios, ni en los escenarios más multitudinarios- tuvo la posibilidad de grabar un disco, y estar actualmente trabajando en uno nuevo, y emprender giras en otros países como Brasil y Estados Unidos, en este último tocó con músicos como Eric Martin, cantante de Mr. Big, y en festivales de la talla de la “NAMM Show”, una reconocida exhibición de instrumentos musicales del mundo fundada en 1901. El motivo de su llegada a esos horizontes y eventos fue su papel como “endorser” de marcas nacionales y extranjeras, otro de los métodos que Viñas usa para vivir.

-¿Qué es ser un “endorser" y qué beneficios brinda?

-Es recibir una especie de “patrocinio”. A veces te dan productos gratis, en otras ocasiones un descuento importante y también te los pueden prestar. Es una manera de tener instrumentos de calidad. No representa una entrada de dinero, pero ayuda económicamente a no pagar el precio real del instrumento. Actualmente soy endorser de varias marcas nacionales y de una estadounidense de guitarras llamada Knaggs. Esas marcas, al exponer sus productos en festivales, me usan para probarlos frente al público.

Con esta modalidad, al captar la atención de las marcas, se gana el reconocimiento de los clientes de estas y eso le sirve para, por ejemplo, “atraer a nuevos alumnos” y, también para llamar la atención de otros artistas, con los que de otra manera sería imposible entablar un contacto.

Un ejemplo de esto es que Viñas hoy integra una banda con Germán Tripel, excantante de Mambrú. Viñas con ese grupo logró participar en recitales en varios hoteles y programas televisivos en este año, como en la apertura de Showmatch y en Mejor De Noche, que conduce Leonardo Montero por Canal 9.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mujeres

Primer encuentro de mujeres en Deportea

Fue organizado por el Espacio Común de Estudiantes de la escuela con el fin de generar un momento de reflexión respecto a la comunicación con perspectiva de género en la actualidad. Las invitadas fueron Luciana Peker, Liliana Hendel, Verónica Brunati, Malva Mariani, Marirro Varela, Danila Saiegh y Bárbara Crespo.

8M

Feministas en el mundo

Con hiyab, pero sin fútbol. De cómo el género femenino en Arabia Saudita de no tener voto universal, pasa a presenciar partidos de fútbol que antes tenían prohibidos. De cómo la lucha de las mujeres abre caminos y cómo el deporte es herramienta para cambiar la realidad.

8M

Goles en contra de la brecha salarial

Selecciones femeninas de fútbol luchan por equiparar sus sueldos anuales con el de los hombres mientras que las jugadoras de Noruega lograron marcar el camino de la igualdad y consiguieron una mejora salarial.