Los Pumas cayeron ante Sudáfrica 24-13 en el partido por el tercer puesto y finalizaron su participación en la Copa del Mundo de Inglaterra como el cuarto mejor equipo. Con el tiempo cumplido, Juan Pablo Orlandi apoyó el último try argentino en el Estadio Olímpico de Londres.

Amargo final de un Mundial excepcional

Gabriel Faccio

28 DE MARZO DE 2018

Si bien deja un sabor amargo haber terminado en derrota los dos últimos encuentros, la imagen y la labor argentina es digna de resaltar porque abre un panorama de puro optimismo de cara al futuro y porque la producción rugbística fue, quizás, la mejor en la historia del equipo.

Todo inició cuesta arriba. A los 5 minutos, Argentina ya jugaba con uno menos por una tarjeta amarilla a Tomás Cubelli y JP Pietersen puso en ventaja a Sudáfrica con un try que Pollard convirtió, dejando el partido 7-0. Desordenados y erráticos, Los Pumas le cedieron la iniciativa a los rivales, que manejaron el partido a su entojo. Los errores de traslado se repitieron y las infracciones fueron constantes. En medio de ese vendaval, los Springboks estiraron su ventaja a diez.

Con el reingreso del medio scrum, Argentina se empezó a afianzar y emparejó el trámite aunque todavía no generaba ocasiones para marcar puntos en campo rival. Ya en la recta final del primer tiempo, otra vez el apertura sudafricano estiró la diferencia a 16-0 con dos nuevos penales. Hasta ese momento, podría decirse, sin refutación alguna, que fue el peor primer tiempo de Los Pumas en todo el Mundial.

El inicio del segundo tiempo fue tan dramático como el primero porque, pese al drop de Nicolás Sánchez que permitió sumar los primeros 3 puntos, Sudáfrica marcó otro try y se puso 21-3. Minutos más tarde, otra vez Pollard (que a esas alturas ya competía mano a mano con Sánchez por ser el goleador del Mundial) sumó nuevamente para los suyos y la ilusión argentina comenzaba a desvanecerse.

Daniel Hourcade apostó a la energía que podían aportar los reservas para intentar cambiar una historia que ya parecía irreversible (24-6). Pese a contar con numerosos penales a favor, los argentinos fueron incapaces de sacar ventaja territorial o de marcar puntos. El tiempo avanzaba y el tanteador se mantenía inmóvil. Un tumulto que terminó con Tomás Lavanini y Eben Etzebeth tomándose un largo rato mostró con mayor claridad qué era lo que ambos equipos estaban entregando: mucho choque, pero poco juego.

Finalmente, cuando todo parecía terminar así, Los Pumas –acompañados por el incansable aliento de sus hinchas–iniciaron una última arremetida contra el ingoal sudafricano. A base de corazón y perseverancia, y comandados por Martín Landajo -de gran ingreso- los jugadores argentinos se inmolaron para conseguir el tan ansiado try. Juan Pablo Orlandi acabó por apoyar tras un sinnúmero de fases y cuando el reloj ya había marcado los 80 minutos.

A diferencia de lo que sucedió en 2007, Argentina nunca pudo recuperarse del impact, tanto anímico como físico, que significó la derrota en semifinales ante Australia el domingo pasado. Y aunque se deben considerar que las ausencias de determinados jugadores no fueron del todo bien suplidas, el equipo tenía la ilusión de llegar a la final y quizá, ser campeón del mundo. La pelea por el bronce no alcanzó a ser un incentivo lo suficientemente grande como para aplacar la frustración de un sueño no concretado.

Estadísticas

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

All Blacks vs Wallabies

"Estoy orgulloso de ser parte de este equipo"

El capitán de los All Blacks, Richie McCaw, se mostró muy feliz luego de revalidar el Título Mundial con su selección y no aseguró que este haya sido su último partido con los hombres de negro. Además, habló de las fallas al inicio de la segunda mitad y de la ventaja que tenían sobre los Wallabies por haber llegado a esta instancia anteriormente.

All Blacks vs Wallabies

“Fueron los mejores”

El capitán de los Wallabies, Stephen Moore, resaltó luego de perder la final contra Nueva Zelanda por 34 a 17 el juego y la grandeza de los hombres de negro, y agregó que fueron los justos ganadores por lo hecho a lo largo de todo el Mundial.  

All Blacks vs Wallabies

La clave de la final

El apertura de los All Blacks, Daniel Carter, fue fundamental no solo por sus 19 puntos, sino porque apareció en los momentos trascendentales para que Nueva Zelanda consiguiera ser el primer bicampeón de este deporte en la historia.