Los Pumas volvieron a tener un arranque flojo. Al igual que en las semifinales contra los Wallabies, el seleccionado argentino no supo manejar el nerviosismo del inicio y cometió algunos errores groseros que complicaron la historia para el resto del partido.

El déficit de los primeros tiempos

Erik Dapczuk @ErikDapczuk

28 DE MARZO DE 2018

Contra lo que podía esperarse después del arrasador comienzo frente a Irlanda en los cuartos de final, sacando 14 puntos de diferencia en igual cantidad de minutos, a Argentina le costaron los primeros tiempos.

Una amarilla a Tomás Cubelli a los 5 minutos por no respetar la distancia y taclear a un rival que jugó rápido un penal, después de un buen inicio de los rioplatenses, creando algunas jugadas ofensivas, mostró rastros de desconcentración en algunos jugadores argentinos.

Apenas minutos más tarde, JP Pietersen marcó el primer try de la tarde y Handré Pollard, máximo anotador de los Springboks y segundo en la tabla general del Mundial detrás del apertura argentino Nicolás Sanchez, acertó la conversión para empezar a plasmar la supremacía de los africanos en el score.

Desde ahí, la superioridad de Sudáfrica en el cotejo fue total. Los dirigidos por Heyneke Meyer manejaron la pelota y aprovecharon cada error del rival para aumentar la distancia en los puntos, mediante el pie de Pollard.

El primer tiempo terminó con el marcador en cero del lado de los sudamericanos y con una diferencia de 16 puntos a favor de los Springboks. Argentina, por defecto propio y virtud del rival, quedó obligada a lograr la hazaña, una remontada que hubiera sido récord en la historia de los mundiales, si es que pretendía ganar el encuentro.

Ya en el segundo tiempo, los argentinos fueron más ofensivos, pero se toparon con una sólida defensa sudafricana que sacó ventaja en las formaciones fijas y en el ruck, donde robó muchas pelotas. Una vez más, las imprecisiones aparecieron, esta vez, con algunas equivocaciones en la toma de decisiones en las jugadas de ataque.

Los Pumas mejoraron su imagen en el final, marcando un try sobre la hora, pero, a pesar de haber sumado más puntos que su adversario en el segundo tiempo, los dirigidos por Daniel Hourcade estuvieron lejos de dar vuelta el resultado.

Otra vez, el equipo argentino entró tarde en el partido y lo pagó con la derrota. El cansancio físico acumulado y las bajas de jugadores importantes se notaron en el desarrollo de un partido que los Springboks ganaron con absoluta justicia.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

All Blacks vs Wallabies

"Estoy orgulloso de ser parte de este equipo"

El capitán de los All Blacks, Richie McCaw, se mostró muy feliz luego de revalidar el Título Mundial con su selección y no aseguró que este haya sido su último partido con los hombres de negro. Además, habló de las fallas al inicio de la segunda mitad y de la ventaja que tenían sobre los Wallabies por haber llegado a esta instancia anteriormente.

All Blacks vs Wallabies

“Fueron los mejores”

El capitán de los Wallabies, Stephen Moore, resaltó luego de perder la final contra Nueva Zelanda por 34 a 17 el juego y la grandeza de los hombres de negro, y agregó que fueron los justos ganadores por lo hecho a lo largo de todo el Mundial.  

All Blacks vs Wallabies

La clave de la final

El apertura de los All Blacks, Daniel Carter, fue fundamental no solo por sus 19 puntos, sino porque apareció en los momentos trascendentales para que Nueva Zelanda consiguiera ser el primer bicampeón de este deporte en la historia.