Desde la medalla de bronce obtenida en el Mundial de 2007, a la Unión Argentina de Rugby se le abrieron muchas puertas, como al Rugby Championship o al Super Rugby. El Seven aprovechó y también creció a la par.

La notable evolución del rugby argentino

Belén Botta

28 DE MARZO DE 2018

El rugby argentino tuvo un impresionante crecimiento en los últimos años debido a varios factores que lo favorecieron, como los buenos resultados obtenidos en las competencias internacionales, las becas y la televisación de los partidos. El tercer puesto en el Mundial de Francia de 2007, en el que Argentina además le ganó dos veces al local, lo llevó a tener las miradas de todo el público, en general dedicado a ver fútbol. Desde ese momento el rugby, un deporte de "elite" desde sus comienzos a fines de 1800, se popularizó.

Actualmente la cantidad de jugadores de este deporte ha aumentado. Más de 50.000 juegan al rugby. Los buenos resultados lograron hacerlo conocido en un Estado con pelota redonda. La pelota ovalada también creció en el ámbito femenino, aunque todavía sin grandes resultados. Sin embargo, si bien recién en los últimos años se registró el mejor puesto a nivel internacional, Argentina es el mejor equipo a nivel continental. Ganó todos los campeonatos Sudamericanos de Rugby que disputaron desde 1951, menos el de 1981, ya que no participó.

El buen resultado en el 2007 llevó a Argentina a pedir lugar en una competencia internacional anual como es el Seis Nacionaes o el, en su momento, Tres Naciones. Y lo logró. Si bien le hubiese convenido estar en el Seis Naciones ya que la mayoría de sus jugadores es de las ligas de Europa, fue invitado por unos años a disputar un campeonato con las mejores tres selecciones del mundo: Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia. Así es que Argentina, desde 2012, está participando con ellos del Rugby Championship.

La problemática con el calendario que tenía Argentina con los jugadores que estaban en las ligas de Inglaterra y Francia puede verse solucionada por la reciente y primera inclusión de una franquicia de jugadores locales en el Super Rugby, torneo en que juegan las principales provincias de Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia, organizado por la SANZAR, el organismo que los nuclea. El equipo se llamara seguramente "Pampas" y la idea sería que a partir del 2016 solo participen en Los Pumas los jugadores del Super Rugby y no los de las Ligas europeas.

Esto significa un gran avance para el rugby argentino. De todos modos, el rugby nacional todavía no se ha profesionalizado. Todos estos avances pueden hacer que de una vez por todas se deje el amateurismo. La inclusión y la mayor participación en SANZAR puede darle lugar para tener derechos de televisación y mayores ingresos que antes no tenía. Obviamente, de rebote todo esto beneficia al Rubgy 7. El crecimiento del Rugby XV es indudable y el del Seven lo está siendo ahora. El rugby en Argentina, al no ser profesional, tiene poco apoyo de dinero para sus jugadores. Pero el Seven, además de crecer porque crece el XV, lo hace por cuestiones diferentes. Fue incluido por primera vez en los próximos Juegos Olímpicos. Esto hace que tenga el apoyo y las becas del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD) y que además la UAR deba fijarse más e invertir en Seven masculino y femenino. Con el segundo lugar en el Mundial Seven 2009 y esta participación en los Juegos Olímpicos, el Seven está en el ingoal.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Horacio Cangueiro

Campeón de la vida

Sentado en su silla de ruedas, Horacio Cangueiro condujo al campeonato a la división M 19 de Belgrano Athletic. Un ejemplo.

Rugby

Rugby argentino 2017: todo lo que pasó en un año cargado de emociones

Los Pumas, Jaguares y el Top 12 fueron los que vivieron los momentos más destacados. Pasen y vean, día por día, cómo se movió la guinda.

Los Pumas

El bronce, un punto de despegue

El podio conseguido en Francia 2007 fue un punto de partida para el crecimiento del rugby argentino. Surgimiento de equipos, buenos resultados y más competencias ganadas.