El jugador zapalino se ganó un lugar en el seleccionado argentino a fuerza de trabajo, humildad y esfuerzo.

Marcos Acuña, el orgullo de Zapala

Dalmira San Miguel

28 DE MARZO DE 2018

¿Hola, mami?
-“Ya está, mamá, no me quiero probar más en ningún club de Buenos Aires. No gastes más plata. Lo mío no es el fútbol”.
-“Mirá hijo, hagamos una cosa: andá a esta última prueba y si no te llaman ya encontrarás lo que es para vos”.
-“Pero mamá me probé en Quilmes, River, Boca, San Lorenzo, Argentinos y Tigre. Ya tengo 17 años, vivo lejos de Buenos Aires. No es nada fácil entrar a un club”.
-“Desde chico tu sueño era vestir la camiseta de la selección Argentina. ¡Lucha por eso hijo! Presentate en las pruebas para futbolistas en Ferro, da lo mejor de vos y lográ tu sueño. Tu familia te banca y te ama. ¡DALE MARCOS!”.
Y ese mismo día Marcos Acuña se tomó un micro desde su ciudad natal, Zapala, provincia de Neuquén, hasta Buenos Aires. Le temblaban las piernas. Sabía que esta era la última oportunidad para brillar futbolísticamente en la ciudad porteña. Su familia lo acompañó en cada una de sus intentos y en cada una de sus tropiezos.
La noche anterior a las pruebas Marcos durmió en un hostel en Capital Federal. Esa noche su cabeza sólo se enfocaba en hacer las cosas bien y quedar dentro del equipo de Ferro. A la mañana se levantó, se lavó la cara y se fue a la estación de tren. Viajó desde Floresta hasta Merlo y después tomó un colectivo hasta donde estaba el predio del Verdolaga.
Cuando llegó al predio, un hombre con bigotes le preguntó cuál era nombre y el apellido. Le respondió: “Yo me llamo Marcos Acuña”. El hombre lo buscó en la nómina y le dijo: “Estas en la lista, dale pasá. ¡Suerte pibe!”. Marcos dejó todo en esa prueba y al día siguiente le comunicaron que ya formaba parte del club y que el lunes debía presentarse para entrenar.
-“Mamá, tenías razón. Luché por mi sueño y lo conseguí”.
-“Te dije que ibas a quedar hijo. Ahora da lo mejor de vos en cada partido, rompete el lomo como siempre lo hiciste. Pero nunca te olvides del pueblo donde naciste, de tu familia y de tus amigos”.
Solo cinco meses jugó Marcos en las inferiores de Ferro. Llamó tanto la atención en cada partido que el entrenador de la primera, José María Bianco, lo hizo debutar en 2009 como lateral. La temporada 2013/2014 fue la más importante para él. En el club se destacó por asistir a sus compañeros (12 asistencias). Con el equipo de Caballito jugó 117 partidos y marcó 5 goles y dio 23 asistencias.
Una tarde, mientras Marcos estaba mirando la televisión, sonó el teléfono. Lo llamaban de Racing Club para incorporarlo la próxima temporada. A los pocos días Ferro y La Academia llegaron a un acuerdo y el 18 de julio de 2014 comenzó a usar la camiseta celeste y blanca.
-“¡Hola ma! Tengo que darte una gran noticia, desde hoy soy el nuevo refuerzo de Racing”.
-“¡Qué orgullosos que estamos de vos! Seguí escribiendo tu historia allá en Buenos Aires”.
En diciembre de 2014 Racing salió campeón del torneo de transición. Marcos disputó 15 encuentros e hizo 2 goles (a Belgrano de Córdoba en la victoria 4 a 1, ese día marcó su primer doblete en su carrera). Jugó en Racing hasta el 2017 y luego emigró al Sporting de Lisboa.
Previo a su viaje, Marcos fue convocado por Edgardo Bauza, director técnico de la selección Argentina, para enfrentar a Brasil y Colombia en las eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia 2018.
-“¡Hola hijo! Quiero que sepas que ayer cuando entraste en el minuto 39 del segundo tiempo todo el pueblo de Zapala estaba emocionado. Lograste llegar. ¡Sos un luchador!”.
En junio de 2017 volvió a ser convocado para vestir la camiseta de la selección, pero esta vez bajo el cargo de Jorge Sampaoli. Disputó los amistosos frente a Brasil y Singapur.
Todo esfuerzo tiene su recompensa… El 21 de mayo de 2018 Marcos Acuña fue confirmado en la lista de seleccionados para jugar el Mundial de Rusia 2018 con la camiseta de la selección Argentina.
-“Mamá quiero agradecerte por el apoyo incondicional en cada paso de mi vida”.
-“Vos y tus hermanos son mi orgullo hijo. Te amo”.

¿Hola, mami? Ya está, no me quiero probar más en ningún club de Buenos Aires. No gastes más plata. Lo mío no es el fútbol”.

-“Mirá hijo, hagamos una cosa: andá a esta última prueba y si no te llaman ya encontrarás lo que es para vos”.

-“Pero mamá me probé en Quilmes, River, Boca, San Lorenzo, Argentinos y Tigre. Ya tengo 17 años, vivo lejos de Buenos Aires. No es nada fácil entrar a un club”.

-“Desde chico tu sueño era vestir la camiseta de la selección Argentina. ¡Lucha por eso hijo! Presentate en las pruebas para futbolistas en Ferro, da lo mejor de vos y lográ tu sueño. Tu familia te banca y te ama. ¡DALE MARCOS!”.

Y ese mismo día Marcos Acuña se tomó un micro desde su ciudad natal, Zapala, provincia de Neuquén, hasta Buenos Aires. Le temblaban las piernas. Sabía que esta era la última oportunidad para brillar futbolísticamente en la ciudad porteña.

Su familia lo acompañó en cada una de sus intentos y en cada una de sus tropiezos. La noche anterior a las pruebas Marcos durmió en un hostel en Capital Federal. Esa noche su cabeza sólo se enfocaba en hacer las cosas bien y quedar dentro del equipo de Ferro.

A la mañana se levantó, se lavó la cara y se fue a la estación de tren. Viajó desde Floresta hasta Merlo y después tomó un colectivo hasta donde estaba el predio del Verdolaga. Cuando llegó al predio, un hombre con bigotes le preguntó cuál era nombre y el apellido. Le respondió: “Yo me llamo Marcos Acuña”. El hombre lo buscó en la nómina y le dijo: “Estás en la lista, dale pasá. ¡Suerte pibe!”.

Marcos dejó todo en esa prueba y al día siguiente le comunicaron que ya formaba parte del club y que el lunes debía presentarse para entrenar.-“Mamá, tenías razón. Luché por mi sueño y lo conseguí”. -“Te dije que ibas a quedar hijo. Ahora da lo mejor de vos en cada partido, rompete el lomo como siempre lo hiciste. Pero nunca te olvides del pueblo donde naciste, de tu familia y de tus amigos”.

Solo cinco meses jugó Marcos en las inferiores de Ferro. Llamó tanto la atención en cada partido que el entrenador de la primera, José María Bianco, lo hizo debutar en 2009 como lateral. La temporada 2013/2014 fue la más importante para él.

En el club se destacó por asistir a sus compañeros (12 asistencias). Con el equipo de Caballito jugó 117 partidos y marcó 5 goles y dio 23 asistencias.Una tarde, mientras Marcos estaba mirando la televisión, sonó el teléfono. Lo llamaban de Racing Club para incorporarlo la próxima temporada.

A los pocos días Ferro y La Academia llegaron a un acuerdo y el 18 de julio de 2014 comenzó a usar la camiseta celeste y blanca.-“¡Hola ma! Tengo que darte una gran noticia, desde hoy soy el nuevo refuerzo de Racing”.-“¡Qué orgullosos que estamos de vos! Seguí escribiendo tu historia allá en Buenos Aires”.

En diciembre de 2014,Racing salió campeón del torneo de transición. Marcos disputó 15 encuentros e hizo 2 goles (a Belgrano de Córdoba en la victoria 4 a 1, ese día marcó su primer doblete en su carrera). Jugó en Racing hasta el 2017 y luego emigró al Sporting de Lisboa.

Previo a su viaje, Marcos fue convocado por Edgardo Bauza, director técnico de la selección Argentina, para enfrentar a Brasil y Colombia en las eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia 2018.-“¡Hola hijo! Quiero que sepas que ayer cuando entraste en el minuto 39 del segundo tiempo todo el pueblo de Zapala estaba emocionado. Lograste llegar. ¡Sos un luchador!”.

En junio de 2017 volvió a ser convocado para vestir la camiseta de la selección, pero esta vez bajo el cargo de Jorge Sampaoli. Disputó los amistosos frente a Brasil y Singapur.

Todo esfuerzo tiene su recompensa. El 21 de mayo de 2018 Marcos Acuña fue confirmado en la lista de seleccionados para jugar el Mundial de Rusia 2018 con la camiseta de la selección Argentina. -“Mamá quiero agradecerte por el apoyo incondicional en cada paso de mi vida”.-“Vos y tus hermanos son mi orgullo hijo. Te amo”.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

América Latiendo

Gabriel Jesús, del barrio a Rusia

Si te dicen que para el próximo mundial en Qatar vas a representar a tu país o que vas a cobrar millones de dólares por jugar al fútbol, no lo crees. Él tampoco lo creía, pero sucedió.

América Latiendo

Futbolistas latinoamericanos en suelo ruso

Rusia, a pesar de ser un país cerrado socialmente a los extranjeros, es el anfitrión de Mundial y, en su liga local, los clubes tienen una gran comunidad de americanos: 9 de 16 equipos tienen algún jugador nacido en América Latina prestando sus servicios.  Rusia, a pesar de ser un país cerrado socialmente a los extranjeros, es el anfitrión de Mundial y, en su liga local, los clubes tienen una gran comunidad de americanos: 9 de 16 equipos tienen algún jugador nacido en América Latina prestando sus servicios. 

Rusia 2018

Dos clases de batacazo se apropiaron de la primera fecha

Consumada la primera fecha, Islandia, Suiza y México forzaron los resultados más sorpresivos, aunque Portugal y Dinamarca lograron sonreír pese a haberse visto ampliamente superados.