El mediocampista galo, con buenas actuaciones, cautivó a la prensa especializada y ya figura en el radar de uno de los mejores equipos de Europa.

N’Golo Kanté, el obrero francés

Barbara Fritzler

28 DE MARZO DE 2018

Quizás para los medios locales, cuando se habla de la selección francesa es más fácil apuntar a Antoine Griezmann y a Paul Pogba como las figuras más destacadas, pero en Francia la mirada está puesta en un mediocampista que desde hace unos pocos años llama la atención y en 2017 llegó a su punto más alto, siendo considerado por muchos el mejor jugador francés. Se trata de N'Golo Kanté, que no solo brilla en la actualidad del Chelsea sino que también formó parte del histórico campeonato conseguido por el Leicester City en la Premier League. Y no lo miró desde afuera: Kanté fue considerado el mejor jugador del equipo. Un año después, repitió la hazaña en el Chelsea y hoy se posiciona como una pieza clave de la selección que enfrentará a Argentina en los octavos de Final de la Copa del Mundo.
Kanté es el pulmón del equipo francés. Le otorga equilibro al mediocampo y parece que jamás necesita descansar. Las pausas no son lo suyo, tiene suficiente oxígeno para pelear hasta el final. Además, es el mediocampista del Mundial que más duelos ganó en la mitad de la cancha. En un equipo muy creativo, el trabajo sucio es todo suyo y nadie le compite en la recuperación. Y a pesar de encargarse de la parte defensiva con uñas y dientes, Kanté ha cometido menos de dos faltas por partido. Esto hace que el equipo francés parezca fuerte en todas sus líneas: no solo posee velocidad y poder ofensivo, sino que su mediocampo es un terreno difícil de roer.
Con 27 años y su metro sesenta y ocho, parece imposible que en su cuerpo entren “15 pulmones” como afirmó su compañero Pogba, pero es lo que demuestra. Por su baja estatura, lo rechazaron de los clubes Rennes, Lorient y Sochaux. Recién en el 2010, el US Boulogne, que estaba en Segunda División, le ofreció un contrato. El aceptó, contentísimo, y deslumbró a varios equipos de la divisional. Fue en Caen, un poco más tarde, cuando se transformó en una pieza clave para que el equipo consiga su retorno a la élite y entonces todos comenzaron a querer tenerlo entre sus filas. Parece lejano e increíble que en sus comienzos, además, haya estado cerca de practicar rugby. Kanté confesó que cuando era joven hizo un tackle en un torneo y su profesor le avisó que un manager se había quedado con su nombre. Le dijeron que tenía las condiciones necesarias para ser jugador de rugby, pero a él le gustaba más el fútbol. Aunque tuvo que luchar para llegar adonde está hoy, lo consiguió. Y qué bien, porque los aficionados franceses se habrían perdido de mucho.
¿Es Kanté una amenaza en sí para Argentina en especial? Es posible. Pero no solo él, sino la disposición de un equipo que ha logrado el equilibrio que a los dirigidos por Sampaoli parece que aún les cuesta conseguir. Durante el primer tiempo contra Nigeria, la Selección Argentina mostró un orden bastante claro dejando a Javier Mascherano como el recuperador principal y mediocampista defensivo y por fue Éver Banega quien se encargó de hacerle llegar la pelota a Lionel Messi, siempre limpia y con buenos pases. Sin embargo, para un seleccionado que cambió la formación todos los partidos y todavía no tiene una idea definida de juego, es un poco azaroso hablar de un orden establecido. Francia lo tiene y N'Golo Kanté parece ser su embajador.
Diferencias abismales: en el pasado lo querían para jugar al rugby, hoy lo mira desde cerca el Real Madrid. El club español está considerando seriamente su fichaje y muchos son los que en los últimos días hablan de él. Por ejemplo, Arsèner Wenger, ex entrenador del Arsenal, manifestó públicamente que lo considera el mejor jugador de Les Bleus. Por su parte, Kanté está concentrado en el presente y también demostró su personalidad pidiéndole a los hinchas que valoren al seleccionado que consiguió pasar a octavos como líder de grupo, luego de que el empate ante Dinamarca levantara críticas. El mediocampista no teme a los desafíos, los enfrentó toda su vida.

Quizás para los medios locales, cuando se habla de la selección francesa es más fácil apuntar a Antoine Griezmann y a Paul Pogba como las figuras más destacadas, pero en Francia la mirada está puesta en un mediocampista que desde hace unos pocos años llama la atención y en 2017 llegó a su punto más alto, siendo considerado por muchos el mejor jugador francés. Se trata de N'Golo Kanté, que no solo brilla en la actualidad del Chelsea sino que también formó parte del histórico campeonato conseguido por el Leicester City en la Premier League. Y no lo miró desde afuera: Kanté fue considerado el mejor jugador del equipo. Un año después, repitió la hazaña en el Chelsea y hoy se posiciona como una pieza clave de la selección que enfrentará a Argentina en los octavos de Final de la Copa del Mundo.

Kanté es el pulmón del equipo francés. Le otorga equilibro al mediocampo y parece que jamás necesita descansar. Las pausas no son lo suyo, tiene suficiente oxígeno para pelear hasta el final. Además, es el mediocampista del Mundial que más duelos ganó en la mitad de la cancha. En un equipo muy creativo, el trabajo sucio es todo suyo y nadie le compite en la recuperación. Y a pesar de encargarse de la parte defensiva con uñas y dientes, Kanté ha cometido menos de dos faltas por partido. Esto hace que el equipo francés parezca fuerte en todas sus líneas: no solo posee velocidad y poder ofensivo, sino que su mediocampo es un terreno difícil de roer.

Con 27 años y su metro sesenta y ocho, parece imposible que en su cuerpo entren “15 pulmones” como afirmó su compañero Pogba, pero es lo que demuestra. Por su baja estatura, lo rechazaron de los clubes Rennes, Lorient y Sochaux. Recién en el 2010, el US Boulogne, que estaba en Segunda División, le ofreció un contrato. El aceptó, contentísimo, y deslumbró a varios equipos de la divisional. Fue en Caen, un poco más tarde, cuando se transformó en una pieza clave para que el equipo consiga su retorno a la élite y entonces todos comenzaron a querer tenerlo entre sus filas. Parece lejano e increíble que en sus comienzos, además, haya estado cerca de practicar rugby. Kanté confesó que cuando era joven hizo un tackle en un torneo y su profesor le avisó que un manager se había quedado con su nombre. Le dijeron que tenía las condiciones necesarias para ser jugador de rugby, pero a él le gustaba más el fútbol. Aunque tuvo que luchar para llegar adonde está hoy, lo consiguió. Y qué bien, porque los aficionados franceses se habrían perdido de mucho.

¿Es Kanté una amenaza en sí para Argentina en especial? Es posible. Pero no solo él, sino la disposición de un equipo que ha logrado el equilibrio que a los dirigidos por Sampaoli parece que aún les cuesta conseguir. Durante el primer tiempo contra Nigeria, la Selección Argentina mostró un orden bastante claro dejando a Javier Mascherano como el recuperador principal y mediocampista defensivo y por fue Éver Banega quien se encargó de hacerle llegar la pelota a Lionel Messi, siempre limpia y con buenos pases. Sin embargo, para un seleccionado que cambió la formación todos los partidos y todavía no tiene una idea definida de juego, es un poco azaroso hablar de un orden establecido. Francia lo tiene y N'Golo Kanté parece ser su embajador.

Diferencias abismales: en el pasado lo querían para jugar al rugby, hoy lo mira desde cerca el Real Madrid. El club español está considerando seriamente su fichaje y muchos son los que en los últimos días hablan de él. Por ejemplo, Arsèner Wenger, ex entrenador del Arsenal, manifestó públicamente que lo considera el mejor jugador de Les Bleus. Por su parte, Kanté está concentrado en el presente y también demostró su personalidad pidiéndole a los hinchas que valoren al seleccionado que consiguió pasar a octavos como líder de grupo, luego de que el empate ante Dinamarca levantara críticas. El mediocampista no teme a los desafíos, los enfrentó toda su vida.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Rusia 2018

Breves apuntes de lo que dejó Rusia 2018

Más de un mes, 64 partidos, un campeón y un sinfín de flecos para no dejar de pensar el Mundial.

Rusia 2018

¿Qué estaban haciendo los campeones del mundo hace cuatro años?

Desde la edición de Brasil a Rusia, son pocos los jugadores franceses que se mantuvieron dentro de la plantilla y pudieron levantar la Copa. ¿Dónde estaban en el 2014?

Rusia 2018

Deschamps, el bicampeón

Desde sus inicios en el rugby, el entrenador de la Francia campeona ya indicaba el carácter y la personalidad que mantuvo durante su mandato a partir de julio de 2012.